Protestar y exigir la lucha contra el antisemitismo

¿Infanticidio en Gaza?
29/08/2014
La civilización está en peligro
04/09/2014
Por Aquiba Benarroch Lasry
Un periódico como Nuevo Mundo Israelita, considerado el órgano de comunicación de la comunidad judía de Venezuela, tiene la obligación ineludible de protestar con todos los medios a su alcance contra las expresiones antisemitas que han aparecido regularmente tanto en medios de prensa del gobierno como en declaraciones de altos jerarcas.
Con la excusa de la situación en Oriente Medio, se han despertado los odios más furibundos y atroces contra los judíos. Entre ellos, nuestro embajador en Italia, el antiguo fiscal general de la nación, Isaías Rodríguez, publicó un artículo en el que trataba, dados sus conocimientos esotéricos y misteriosos del ocultismo, de la ferocidad y la brutalidad del Dios de los judíos.
A esto hay que añadir el paralelismo que se hace entre el sionismo y el nazismo, mostrando desconocer completamente lo que es el sionismo, y más aún lo que fue el nazismo. Así se le hace un gran favor al nazismo y un amargo insulto histórico hacia el único movimiento nacionalista que triunfó en el siglo XX, no debido a la maldad, perversidad y astucia de los judíos, sino, muy al contrario, debido a su genio, trabajo y perseverancia.
Si a esto se añade el ataque directo a los judíos, como escribir “Muerte a los judíos” o “Hitler no terminó el trabajo”, y la repugnante indiferencia observada en las masas europeas ante las manifestaciones pro palestinas, o las listas de boicot a tiendas judías en Roma, o las pintas en cementerios y sinagogas, hacen que estos gestos antisemitas constituyan de por sí un delito grave contra los derechos humanos.
¿Qué hace nuestra fiscal general con las denuncias presentadas sobre antisemitismo, como delito penal que hay que castigar? Esconderse detrás de la libertad de expresión, para ignorar que se está incitando al odio y al crimen, es tan criminal como quien ejecuta un delito.
Creo que es mi derecho más absoluto presentar una protesta por estos hechos, y exigir a las autoridades que intervengan con toda la energía de la ley para defender los intereses y la vida de los judíos venezolanos. Se lo deben al gentilicio de Venezuela y al honor de la historia de nuestro país, que siempre ha mostrado un respeto intachable por las minorías. No manchemos nuestra historia.
Fuente: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.