Un graduado de la UTA detrás del milagro protector

Imagen no disponible
VIDEO / Documental: Jerusalén, la Ciudad Celestial
29/08/2014
Israel: Cannabis puede combatir estrés postraumático
15/09/2014
Tras inventar el innovador sistema antimisiles que ha protegido a la población israelí frente al intenso fuego de cohetes desde Gaza, el Brig. General (en la reserva) Dr. Danny Gold ha hecho una contribución colosal a la seguridad nacional.
Con un doctorado en Ingeniería y Administración de la Universidad de Tel Aviv, Danny Gold, un ex jefe del Área de Armas e Investigación y Desarrollo Tecnológico de las Fuerzas de Defensa de Israel, inventó y logró construir el revolucionario sistema Cúpula de Hierro. Por sus esfuerzos, Gold fue galardonado con el prestigioso Premio de Defensa de Israel 2012 -y se ha convertido en uno de los ciudadanos ilustres del país.
Desde su empleo operativo en 2011, la Cúpula de Hierro ha sido acreditada por salvar incontables vidas y prevenir daños extendidos a la propiedad. Durante el anterior conflicto entre Israel y Gaza – la Operación "Pilar de Defensa"-, la Cúpula de Hierro interceptó y destruyó con éxito más de 400 misiles.
En esta ocasión, la Cúpula de Hierro ha interceptado incluso más cohetes, con una tasa de éxito de poco menos de 90%.
El año pasado ante una amplia audiencia en la Universidad de Tel Aviv, el Dr. Gold habló de su inspiración por el sistema antimisiles, el largo proceso de actualización del proyecto, y acreditó el capital intelectual de los jóvenes investigadores que fueron reclutados en la fase de investigación y desarrollo, diciendo que "ellos jugaron un papel decisivo en muchos avances científicos en el desarrollo de la Cúpula de Hierro".
Con nueve baterías de misiles ahora desplegadas en todo el país, y cientos de millones de dólares destinados a instalar más, la Cúpula de Hierro se ha convertido en un componente crítico en la capacidad de defensa de Israel, permitiendo a millones de residentes, y al comercio y la industria israelí, seguir funcionando a pesar del ataque sostenido de cohetes.
Y todo ello gracias a la visión y el genio tecnológico de un graduado de la Universidad de Tel Aviv.
Fuente: Aurora Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *