Museo Sefardí de Caracas celebra 15 años
31/08/2014
Seminario para periodistas sobre Medio Oriente
16/09/2014
Con un cálido desayuno efectuado en la sede de la UIC, la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela ofreció un homenaje al pastor Samuel Olson, en ocasión de haberse celebrado hace pocas semanas el 60º aniversario de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Las Acacias, donde Olson ejerce su ministerio desde hace varias décadas, además de fungir como presidente del Consejo Evangélico de Venezuela.
Luis Gartner, vicepresidente de la CAIV, dio la bienvenida al ilustre invitado y leyó un texto descriptivo de su dilatada labor en nuestro país. David Bittan, presidente de la CAIV, expresó al pastor la felicitación en nombre de nuestra kehilá, señalando que la comunidad judía mantiene con el pastor Olson y su familia una relación de profundo afecto “y de coincidencia de valores, de compromiso; desarrollamos una unión cada vez más sólida y un permanente apoyo mutuo”. En nombre de la comunidad, Bittan deseó a Olson muchos años más de éxito, e invitó al resto de los presentes a un intercambio de opiniones con el pastor.
Salomón Cohén, presidente de la Asociación Israelita de Venezuela y del Vaad Hakehilot, quiso manifestar su aprecio por el ilustre invitado: “El pastor Olson es una persona abierta y sincera, y al hablar con él uno siente que no es de quienes dicen lo que uno quiere escuchar; lo que él dice lo siente desde el corazón. Dice lo que siente y siente lo que hace”. Añadió que “al igual que ustedes, lo que nosotros pedimos como judíos venezolanos es el derecho a tener derechos, no concesiones especiales. El derecho a no tener que agachar la cabeza para poder existir. Nosotros hicimos recientemente unos esfuerzos gigantescos, creímos que íbamos encaminados a unir a todas las tendencias religiosas y mejorar las relaciones [con las autoridades], pero ahora nos encontramos con ataques directos a los judíos”.
Acerca de los acontecimientos recientes, David Bittan agregó que en las últimas semanas se ha producido en el país una avalancha mediática injusta contra el Estado de Israel y el pueblo judío, que afecta a nuestra comunidad, con lo que calificó como una “solidaridad ilógica e incomprensible con los enemigos de Israel, mientras se ignora la muerte de tantos musulmanes y cristianos en otros conflictos del Medio Oriente”.
Abraham Levy, ex presidente de varias instituciones comunitarias, añadió que se ha señalado concretamente a la comunidad judía para que se pronuncie públicamente y en determinado sentido sobre el conflicto del Medio Oriente, lo que representa una amenaza directa a un grupo pequeño, algo que resulta inadmisible.
Samuel Olson agradeció las palabras de bienvenida, y comentó: “Para mí ha sido personalmente algo muy especial tener esta relación con ustedes, mis hermanos de fe; somos parte de esa gran historia de Dios, y por eso no podemos perder la esperanza. Deben saber que hay una gente de fe que ama al pueblo de Dios. Por eso sabemos que Dios actuará para que haya acuerdos y paz en el Medio Oriente, y que el dolor y el terror de la muerte puedan amainar”.
Sobre los sucesos de los últimos tiempos, y ciertos desencuentros que ha padecido también la congregación que él dirige, afirmó: “Nos encontramos con la contradicción de haber realizado dos espléndidas reuniones en la sinagoga de Maripérez, y de pronto empieza toda esta retórica de acusaciones y antisemitismo, que hace que uno cuestione lo que está ocurriendo. También nosotros en el mundo evangélico enfrentamos problemas. Parecía haber una apertura, pero ya no se nos invita a reuniones ni mesas de trabajo. Estamos ante una definición ética, de principios, como un actor vivo que somos en la sociedad con gran poder de convocatoria (…) Tras haber declarado durante el culto que nosotros deshacíamos la maldición del presidente Chávez al pueblo de Israel, una semana después nuestra página web fue hackeada con contenidos antisemitas. Estamos viviendo una situación que nos duele. Ustedes lo viven más aún, en carne propia, por razones históricas, y también porque han tenido una posición vertical. Nosotros vamos a seguirlos apoyando en privado y en público, lo que podamos, porque amamos al pueblo judío”.
En cuanto al futuro, expresó: “Quiero creer que los elementos se tejerán de manera que podamos ver una trasformación. La unidad de las iglesias no se puede lograr desvirtuando y poniendo a un lado la verdad. No puede haber unidad si no hay verdad y ética, si se comprometen los valores y principios básicos”.
A continuación intervino José Piñero, vicepresidente del Consejo Evangélico de Venezuela y pastor de una iglesia en Los Teques. También hizo referencia a su decepción, al comparar la situación actual con lo que venía sucediendo en los últimos meses. Indicó que las instituciones de su comunidad han difundido los comunicados e informaciones emitidos por la CAIV, tanto en sus templos como a través de internet, y resaltó la importancia de mantener el diálogo interreligioso. “Les expresamos nuestra firme solidaridad, oramos por ustedes”, concluyó.
Para finalizar el cordial encuentro, Ada Moskowitz entregó un certificado del Keren Kayemet LeIsrael dedicado a la Iglesia Evangélica Pentecostal, y la CAIV obsequió al pastor Olson una obra del artista plástico Ricardo Benaim. Asimismo, tanto Olson como Piñero recibieron frascos de miel de Israel por la cercana celebración de Rosh Hashaná, así como el libro de Elías Farache recientemente publicado, Con la voz en alto.
S.R.
Los padres de Samuel Olson llegaron de Estados Unidos a Venezuela en 1940, y se radicaron durante breve tiempo en Barquisimeto. Luego se trasladaron a Caracas, donde junto a un grupo de creyentes evangélicos de Catia fundaron la Iglesia Pentecostal de Las Acacias. Samuel cursó su seminario en EEUU, pero en 1971 decidió regresar a Venezuela, donde poco después fue designado co-pastor. También en esa época fundó el centro de rehabilitación para jóvenes “Hogar Vida Nueva”, que funcionó durante 40 años.
La iglesia de Las Acacias, donde es pastor desde 1979, lleva a cabo numerosas obras sociales, y tiene una página web a través de la cual emite el culto dominical. Regularmente asisten a sus servicios unas 6000 personas, y 3000 a través de internet. Hoy en día existen en el país unas 2000 congregaciones pentecostales.
En 1979, Olson se enteró por la prensa de la existencia de Crisev (Comité Religioso de Integración de las Iglesias y Sinagogas en Venezuela), y decidió unirse a esa organización, donde pronto fue designado vicepresidente. Samuel Olson es también presidente del Consejo Evangélico de Venezuela, que comprende 160 organizaciones y cuenta con un millón y medio de feligreses.
Fuente: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.