Hamás
12/09/2014
Nadie quiere la casa de Goebbels
20/09/2014
Por Max Preschel
Me encuentro escribiendo en mi computadora artificial, sentado sobre mi artificial silla delante de mi artificial escritorio y devanándome mis naturales sesos, y no alcanzo a entender qué es lo que quieres decir con que el Estado de Israel es un Estado artificial. Como esta acusación la vengo oyendo cada vez con más insistencia desde ciertos medios y ya me está resonando la máxima de Goebbels, he decidido dirigirte estas líneas.
Dime, amigo articulista, ¿no es la artificialidad un atributo de todos los Estados, en tanto que son creación de los hombres? ¿O es que acaso cuando miramos hacia abajo desde la ventanilla de un avión lo que vemos es un mapa, con las fronteras entre los Estados perfectamente indicadas por líneas continuas o de punto y raya, y las áreas de dichos Estados rellenas a color por unos creyones como los que tú y yo usábamos en primaria? Solo así pudiera pensarse que los Estados son naturales.
Entonces, si todos los Estados son inherentemente artificiales, ¿por qué le endilgas lo de artificial únicamente al Estado de Israel? ¿Será porque en el Estado de Israel se habla el mismo idioma que se hablaba allí mismo hace más de dos mil años, cuando todavía ni el castellano ni el inglés ni el alemán ni el francés existían? ¿Será porque ahí la cultura nacional puede trazar su linaje directo a una tradición material y espiritual de más de dos mil años de antigüedad, cuando todavía no existían ni el Cristianismo ni el Islam? ¿Será porque alcanzó su independencia gracias al esfuerzo de sus futuros ciudadanos sin ninguna ayuda extranjera, logrando sacudirse el yugo del Imperio Británico, que pretendía impedir su autodeterminación nacional en atención a sus propios intereses geopolíticos imperiales? ¿Será porque logró convertirse en su corta vida independiente, sobre la base del esfuerzo productivo del trabajo y del intelecto de sus ciudadanos, en un país al nivel del primer mundo, con desa­rro­llos de punta en muchísimos campos de la ciencia, la tecnología y la cultura que son inspiración para la mayoría de las personas serias y de buena voluntad?
En resumen, amigo articulista, me gustaría entender qué es lo que te hace sostener que el Estado de Israel es un Estado artificial.
Fuente: Nuevo Mundo Israelita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.