Las víctimas de la represión 1936-1975

La muerte de Leon Klinghoffer: una ópera para la polémica
05/11/2014
Recordando a Baruj Benacerraf
13/11/2014
Por Momy Sultán
Con motivo de cumplirse el 75 aniversario del final de La Guerra Civil Española, quisiera hacerles algunos comentarios de este acontecimiento:
El Alzamiento se concretó el 6 de julio de 1936 durante las maniobras militares en Llano Amarillo (Marruecos), las guarniciones de Africa, eran fieles seguidores de Franco y Mola. El ejército de Marruecos sumaban 25 mil hombres de tropas profesionales como La Legión, regulares y Caballería. Intervinieron 17 mil hombres y finalizaron el 12 de julio de 1936.
En el almuerzo, todos los generales y oficiales presentes pidieron “C.A.F.E.”(Camaradas, Arriba, La Falange Española), que era la contraseña para el alzamiento.
El 17 de julio de 1936 apenas quedaba gasolina en Melilla, ese mismo día se dirigía un petrolero francés al puerto de Melilla, al conocer en alta mar la sublevación, le ordenaron poner rumbo a Argel y por intervención directa de Jacobo Salama, concesionario de la Shell, el petrolero atraco en Melilla, no se confiaba en los rebeldes, y sin las garantías personales y económicas de la Casa Salama, jamas hubiera llegado la gasolina para los sublevados.
La Guerra Civil empezó en Melilla el 17 de julio a las 17:00 horas, fueron fusiladas 234 personas, entre ellos 14 judíos, y fueron internados en el campo de concentración de Zeluan: Don David Bittan, abuelo del actual presidente de la Caiv, Don Yudah Levi, abuelo de la Dra Sara Levi, y el profesor Alberto Moreno.
A continuación un resumen de la represión en el período 1936-1975:
Franco aseguraba en 1938 “Que las hordas marxistas habían asesinado 470 mil Españoles”
Por investigaciones que se han hecho últimamente, hasta 1950, la dictadura franquista, fusiló 72300 personas, la República 55000, entre ellos, 7000 monjas y curas.
En los primeros meses de la guerra hubieron historias espeluznantes, se dejaban morir de hambre a los presos republicanos, en Córdoba, de 4000 prisioneros,  perecieron 502 de hambre.
Como es  posible que las víctimas entre los vencidos fueran tan altas, los militares lo tuvieron claro: “Debemos golpear sin piedad, para doblegar toda resistencia”
El General Mola en su primer decreto en mayo 1936 ordenaba: “Serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos y sindicatos no afectos al movimiento”. Aplicándoles castigos ejemplares para estrangular los movimientos rebeldes. En julio ordenó: “Cualquiera que sea secretamente del Frente Popular, debe ser fusilado”.
El comandante Yague el 15 de agosto de 1936 en la Plaza de Toros de Badajoz, fusiló 4000 prisioneros republicanos, instalando ametralladoras en los tendidos, se abrieron los chiqueros y salieron a la arena como rebaño, al ver las ametralladoras, quisieron retroceder pero fueron rechazados a golpe de Bayonetas y de Gumia por los legionarios y Cabileños, que estaban a sus espaldas. No hay que olvidar que en la Guerra Civil, intervinieron 80 mil Marroquíes encuadrados en el ejército franquista e invito a la flor y nata de la sociedad a ver el espectáculo.
El General Queipo De Llano, llamado el carnicero de Sevilla, durante su Virreinato en Andalucía, fusiló unas 40  mil personas, el 12 de septiembre de 1936, dijo en un discurso: “Nuestra lucha no es una Guerra Civil, sino una guerra por la civilización cristiana contra el mundo judío”.
Tras el bombardeo de La Línea de La Concepción por un guarda costas en agosto de 1936 dijo: “He dado la orden de fusilar a 3 familiares de cada uno de los tripulantes del guarda costa.
Franco fusiló antiguos compañeros de armas, como el contraalmirante Azarola en el Ferrol, a los generales Manuel Romerales en Melilla, Domingo Batet en Burgos; permitió el fusilamiento de su primo hermano De La Puerta Bahamonde, jefe de la aviación en Marruecos.
La represión en La República comenzó en julio de 1936 y fue terrible hasta noviembre, descendió notablemente en 1937 y desapareció en 1938.
La represión franquista duró hasta 1950, los prisioneros internados en campos de concentración, llegaron a 700 mil en 1939. Cuando liberaron a los soldados de la responsabilidad política en 1940, los presos llegaron a 280 mil.
Los condenados a muerte que no tenían ninguna garantía ni derecho, llegaron a 100 mil y las ejecuciones a 40 mil.
El escritor español Lain Entrealgo decía: “es cierto que la Guerra Civil debe ser por todos olvidada mas tan solo después de haber conocido la integra verdad, es decir, aún queda tiempo para olvidar, porque es mucho lo que queda por investigar. 
El 19 de septiembre de 2013, la justicia Argentina, ordenó el arresto de 4 ex agentes Españoles por presuntos delitos durante la dictadura franquista.
El día 14 de septiembre de 2014, la ONU, pidió al gobierno Español, una investigación por los miles de desaparecidos de esa época.
Igualmente el 21 de Octubre de 2014, un tribunal Argentino, ordenó la detención de mas de 20 altos funcionarios españoles por delitos cometidos de lesa humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.