Sofía Imber recibió Medalla Páez en Nueva York

Masacre en Jerusalén: 4 judíos asesinados en sinagoga
19/11/2014
La fuerza del cine judío en Patio Trigal Valencia
23/11/2014
"Desde que se inventó la palabra gratitud, no hay más nada que decir. Y yo sigo la orden de James Joyce: cuando uno está emocionado no debe hablar". Con esas puntuales palabras Sofía Imber concretó su discurso la noche del miércoles, al recibir la Medalla Páez del Fondo Venezolano Americano para las Artes (VAEA).
Acompañada de su hija Adriana Meneses, su presencia en el podio fue una hazaña, pues llegó caminando, a pesar de las dificultades de movilidad que padece a sus 90 años de edad. Su lucidez, en cambio, se mantiene tan intacta como cada vez que le daba los "Buenos Días" a Venezuela a través de su programa televisivo de entrevistas.
Precisamente la noche del miércoles se reencontró con uno de los cofundadores de aquel espacio, Reinaldo Herrera, quien fungió como anfitrión junto a su esposa, la diseñadora Carolina Herrera.
Afuera el termómetro marcaba bajo cero -en un otoño inusualmente gélido en Estados Unidos-, pero adentro, en el David Rubenstein Atrium del Lincoln Center, el ambiente era tan cálido como en una jornada típicamente caraqueña, con empresarios y artistas estadounidenses y venezolanos residentes en Nueva York, e incluso algunos que viajaron desde Florida y Caracas para apoyar la causa.
El programa incluyó un video sobre la trayectoria periodística y de promoción de las artes plásticas de Imber, venezolana nacida en Rumania en 1924, quien por varios años dirigió las páginas culturales de El Universal. Además actuaron las cantantes venezolanas Ximena Borges y Manu Manzo, con Eglantina Zingg como maestra de ceremonias.
Durante toda la jornada hubo una subasta silente a beneficio de los programas de VAEA, organización sin fines de lucro que fomenta el intercambio cultural entre Venezuela y Estados Unidos, según destacó su presidente, Alí Cordero Casal.
Fue fundada en 1990, en el marco del bicentenario del natalicio del ex presidente José Antonio Páez, prócer venezolano que falleció exilado en Nueva York en 1873. Precisamente en representación de sus lazos con Estados Unidos y Venezuela, la Medalla Páez se otorga anualmente desde 2012 "a un individuo u organización que haya tenido impacto y contribución con la excelencia, crecimiento, apoyo y proliferación de las artes" en ambas naciones.
El primero en recibir la medalla fue el maestro caraqueño Carlos Cruz-Diez, seguido por el dramaturgo estadounidense Robert Wilson.
Fuente: El Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.