En la historia de los cristianos siempre hay judíos
21/11/2014
Cortázar y el terrorismo de izquierda
25/11/2014
Por Guido Maisuls
Hace sólo 76 años ocurrió a Noche de los cristales rotos – Kristallnacht o Novemberpogrome. En la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 hubo un estallido de violencia contra los judíos en toda Alemania. Los 600 000 judíos, que representaban sólo el 0,76 % de la población total, fueron señalados por la maquinaria de la propaganda nazi como el enemigo interno.
Estos pogromos fueron dirigidos contra los ciudadanos judíos, sus propiedades y la destrucción de las sinagogas de todo el país. Los ataques dejaron las calles cubiertas de vidrios rotos pertenecientes a los escaparates de las tiendas y a las ventanas de los edificios de propiedad judía.
Aproximadamente 1.570 sinagogas, más de 7000 tiendas, cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron saqueados, destruidos o seriamente dañados mientras la policía y las brigadas de bomberos se mantenían al margen.
Unos 91 ciudadanos judíos fueron asesinados durante los ataques y otros 30 000 fueron detenidos y posteriormente deportados en masa a los campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald y Dachau.
Jerusalém, martes 18 de noviembre de 2014
Terroristas palestinos irrumpieron este martes 18 de noviembre de 2014, en la sinagoga de Kehilat Bnei Torah de la calle Agassi del barrio de Har Nof de Jerusalem, con pistolas, hachas y puñales y atacaron a indefensos e inocentes fieles judíos que estaban rezando.
Los creyentes estaban rezando envueltos en sus tradicionales taledos (talit) y filacterias (tefilin) cuando fueron vilmente atacados. Cinco  personas fueron asesinadas y otras seis resultaron heridas sin ningún sentido lógico y razonable.
Muchísimos palestinos festejaron las muertes con gran alegría la noticia repartiendo golosinas y con disparos al aire.
Los movimientos islámicos palestinos Hamás y Yihad Islámica aplaudieron con gran alegría el ataque: "Bendecimos la operación en Jerusalén y apreciamos el heroísmo de quienes la llevaron a cabo".
Todos nosotros, quienes aborrecemos tanto despliegue innecesario de odio, de maldad y de muerte nos oponemos decididamente a esta y a todas las culturas  de la muerte que se niegan miserablemente a la razón, a la lógica, a lo humano y a la vida misma.
¡Que cada conciencia humana saque sus propias conclusiones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *