El Estado Islámico remodela el Oriente Medio

¿Cuál es el motor del conflicto israelí-palestino?
01/12/2014
La barbarie reina en Siria
11/12/2014
Por George Friedman
Las conversaciones nucleares con Irán han fracasado en producir un acuerdo, pero el plazo para un acuerdo se ha ampliado a pedir de boca. Esta nueva respuesta a un nuevo fracaso para llegar a un acuerdo marca un cambio en la relación entre Estados Unidos e Irán, un cambio que no se puede entender sin considerar primero los cambios geopolíticos que han tenido lugar en el Oriente Medio, que redefinieron la urgencia de la cuestión nuclear.
Estos cambios tienen su origen en la aparición del Estado Islámico. Ideológicamente, hay poca diferencia entre el Estado islámico y otros movimientos yihadistas islámicos radicales. Pero en términos de presencia geográfica, el Estado Islámico se ha distinguido del resto. Mientras que Al Qaeda podría haber deseado tomar el control de un Estado-nación importante, seguía siendo principalmente una organización dispersa, aunque terrorista. Si alcanzó algún territorio significativo permanentemente; no fue una conquista del lugar. Pero el Estado islámico, como su nombre indica, es diferente. Se ve a sí mismo como el núcleo a partir del cual debe crecer un estado islámico transnacional, y se ha consolidado en Siria e Irak como una entidad geográfica. El grupo controla una región más o menos definida entre los dos países, y tiene una organización militar convencional, diseñada para defender y ampliar el control del Estado. Hasta el momento, a pesar de los avances y retrocesos que ha visto, el Estado Islámico ha conservado este carácter. Mientras que el grupo basa una parte sustancial de su poder en formaciones guerrilleras dispersas y conserva un aparato terrorista regional significativo, sigue siendo algo bastante nuevo para la región – un movimiento islamista que actúa como un estado regional.
No está claro si el Estado Islámico puede sobrevivir. Es atacado por aviones estadounidenses, y Estados Unidos está tratando de crear una fuerza de coalición para atacarlo y conquistarlo. Tampoco está claro si el grupo puede ampliarse. El Estado Islámico parece haber llegado a su límite en el Kurdistán, y el ejército iraquí (que fue mal derrotado en la primera etapa del surgimiento del Estado Islámico) está mostrando algunos signos de recuperarse y lanzar contraofensivas.
Una nueva amenaza territorial
El Estado Islámico ha creado un vórtice que ha redibujado los vectores en las potencias regionales y mundiales, y redefinido su comportamiento.
La presencia del grupo es a la vez novedosa e imposible de ignorar, ya que es una entidad territorial. Las naciones se han visto obligadas a reajustar sus políticas y las relaciones con los demás como consecuencia de ello. Vemos esto en el interior de Siria e Irak. Damasco y Bagdad no son los únicos que tienen que lidiar con el Estado Islámico; otras potencias regionales – Turquía, Irán y Arabia Saudita entre ellas – necesitan volver a calcular sus posiciones también. Una organización terrorista puede infligir dolor y causar confusión, pero sobrevive al permanecer dispersa. El Estado Islámico tiene un elemento de terrorismo, pero también es una fuerza concentrada que podría expandir su territorio. El grupo se comporta geopolíticamente, y siempre que sobrevive plantea un desafío geopolítico.
Dentro de Irak y Siria, el Estado Islámico representa elementos de la población árabe suní. Se ha impuesto en las regiones árabes sunitas de Irak, y a pesar de la resistencia al poder del Estado islámico, sin duda existe entre los sunitas, cierta resistencia a cualquier estado emergente es inevitable. El Estado Islámico ha podido hacer frente a esta resistencia hasta el momento. Pero el grupo también ha presionado contra los límites de las regiones kurdas y chiítas, y buscó crear un vínculo geográfico con sus fuerzas en Siria, y cambió la dinámica interna de Irak considerablemente. Una vez que los sunitas estaban débiles y dispersos, el Estado islámico se ha convertido en una fuerza importante en la región norte y al oeste de Bagdad, lo que representa una posible amenaza a la producción de petróleo kurdo y del gobierno iraquí. El grupo ha tenido un efecto aún más complejo en Siria, debilitando a otros grupos que resisten al gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, reforzando así su posición. Esta dinámica ilustra la complejidad geopolítica de la presencia del Estado islámico.
Contrarrestando con una coalición
Los Estados Unidos se retiraron de Irak con la esperanza de que Bagdad, aunque incapaz de gobernar su territorio con un nivel constante de autoridad, con el desarrollo de un equilibrio de poder en el que se concederían diversos grados de autonomía, formales e informales. Era una meta ambigua, aunque no inalcanzable. Pero la aparición del Estado Islámico alteró el equilibrio en Irak de manera espectacular, y la debilidad inicial de las fuerzas iraquíes y kurdas que enfrentan a los combatientes islámicos del Estado obligó a Estados Unidos a intervenir. La solución de Washington fue enviar aviones y fuerzas terrestres mínimas para atacar al Estado islámico, mientras que intenta construir una coalición regional para actuar.
Hoy en día, la clave de esta coalición es Turquía. Ankara se ha convertido en una potencia regional importante. Tiene la economía más grande y la mayor potencia militar en la región, y es la más vulnerable a los acontecimientos en Siria e Irak, que corren a lo largo de la frontera sur de Turquía. La estrategia de Ankara con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha sido la de evitar conflictos con sus vecinos, y ha sido capaz de hacerlo con éxito hasta el momento. Los Estados Unidos ahora quieren a Turquía para proporcionar fuerzas -tropas terrestres – para resistir el Estado islámico. Ankara tiene interés en hacerlo, ya que el petróleo iraquí ayudaría a diversificar sus fuentes de energía y porque quiere evitar el conflicto se expanda en Turquía. El gobierno turco ha trabajado duro para mantener el conflicto sirio fuera de sus fronteras y limitar su participación directa en la guerra civil. Ankara tampoco quiere que el Estado Islámico ejerza presión sobre los kurdos iraquíes que con el tiempo podría extenderse a los kurdos turcos.
Turquía está en una situación difícil. Si interviene contra el Estado islámico junto a Estados Unidos, su ejército se pondrá a prueba en una forma que no ha sido probado desde la Guerra de Corea, y la calidad de su desempeño es incierta. Los riesgos son reales, y la victoria está lejos de ser garantizada.
Turquía quería retomar el papel que desempeñó en el mundo árabe durante el Imperio Otomano, tratando de dar forma a la política árabe de modo que le satisfaga. Los Estados Unidos no pudieron hacerlo en Irak, y no hay garantía de que Turquía tenga éxito tampoco. De hecho, Ankara podría ser arrastrada a un conflicto con los estados árabes de la que no sería capaz de retirarse tan limpiamente como lo hizo Washington.
Turquía quiere ver derrocado el régimen de al Asad, pero Estados Unidos es reacio a hacerlo por miedo a abrir la puerta a un régimen yihadista sunita (o una anarquía yihadista) que, con el Estado islámico operativo, sería imposible de moldear. Hasta cierto punto, los turcos están reflotando el tema al Assad como una excusa para no participar en el conflicto. Pero Ankara quiere al Assad se vaya y que se instale un régimen pro- sunita pro-turco en su lugar. Si Estados Unidos se niega a ceder a esta demanda, Turquía tiene una base para negarse a intervenir; si los Estados Unidos están de acuerdo, Turquía obtendrá el resultado que quiere en Siria, pero pone en mayor riesgo a Irak. Así, el Estado islámico se ha convertido en el punto focal de las relaciones entre los Estados Unidos de Turquía, en sustitución de cuestiones previas, tales como la relación de Turquía con Israel.
Cambiar el papel regional de Irán
El surgimiento del Estado Islámico ha redefinido de manera similar la postura de Irán en la región. Teherán ve al régimen pro-iraní, dominado por los chiíes en Bagdad como fundamental para sus intereses, tal como ve su dominación en el sur de Irak como crucial. Irán se enfrentó en una guerra con un Irak dominado por los sunitas en la década de 1980, con bajas devastadoras; evitar otra tal guerra es fundamental para la política de seguridad nacional iraní. Desde el punto de vista de Teherán, el Estado Islámico tiene la capacidad de paralizar el gobierno en Bagdad y potencialmente desafiar la posición de Irán en Irak. Aunque este no es el resultado más probable, es una amenaza potencial que Irán debe contrarrestar.
Formaciones militares iraníes ya se han formado en el este de Kurdistán, y el personal iraní ha pilotado aviones iraquíes en ataques contra posiciones del Estado Islámico.
La mera posibilidad de que Estado Islámico llegue a dominar Irak es inaceptable para Teherán, lo que alinea sus intereses con los de los Estados Unidos. Ambos países quieren quebrar al Estado Islámico. Ambos quieren que el gobierno en Bagdad funcione. Los estadounidenses no tienen ningún problema con Irán para garantizar la seguridad en el sur, y los iraníes no tienen objeción a un Kurdistán pro-estadounidense siempre que sigan dominando los flujos de petróleo del sur.
Ha habido numerosos informes de la cooperación militar entre EE.UU. e Irán contra el Estado Islámico, mientras que el principal problema que los divide (el programa nuclear de Irán) ha sido marginado. El anuncio del lunes de que no se ha llegado a ningún acuerdo en las conversaciones nucleares fue seguido por una calma extensión de de la fecha límite para el acuerdo, y ninguna de las partes amenazó a la otra o dio alguna indicación de que el fracaso cambió la orientación general que se ha alcanzado. En nuestra opinión, como siempre hemos dicho, el logro de un arma nuclear es mucho más difícil que el enriquecimiento de uranio, e Irán no es un poder nuclear inminente. Esta parece haberse convertido en la posición estadounidense. Ni Washington ni Teherán quieren tensar las relaciones sobre la cuestión nuclear.
Esta nueva entente entre Estados Unidos e Irán alarma naturalmente a Arabia Saudita, la tercera gran potencia en la región aunque sólo sea por su riqueza y capacidad de financiar movimientos políticos. Riad ve a Teherán como un rival en el Golfo Pérsico que podrían desestabilizar Arabia Saudita a través de su población chií. Los saudíes también ven a Estados Unidos como el último garante de su seguridad nacional. Riyadh también se está preocupando cada vez más por la creciente autosuficiencia de Estados Unidos en energía, lo que ha reducido drásticamente la importancia política de Arabia Saudita en Estados Unidos.
Se ha especulado que el Estado islámico está siendo financiado por potencias árabes, pero sería irracional para Riad hacerlo. Cuanto más fuerte sea el Estado islámico, más firme se hará el lazo entre Estados Unidos e Irán. Washington no puede vivir con un califato transnacional que podría ser regionalmente poderoso algún día. Por ende, aunque el Estado Islámico es una amenaza tanto para Arabia Saudita como para Irán, la unidad entre EE.UU. e Irán en su lucha es totalmente contraria a los intereses de seguridad de los saudíes. Riad necesita de tensiones entre Estados Unidos e Irán.
El rol de EE.UU. en el centro de Oriente Medio
Por parte de Washington, el Estado Islámico ha demostrado que la idea de los Estados Unidos simplemente puedan salir de la región es poco realista. Al mismo tiempo, los Estados Unidos no van a participar en la guerra de múltiples divisiones en Irak.
La estrategia de Estados Unidos de formar una alianza contra el Estado islámico es muy compleja, ya que los turcos no quieren ser arrastrados en la lucha sin concesiones importantes, los iraníes quieren presión reducida en sus programas nucleares a cambio de su ayuda, y los saudíes son conscientes de los peligros planteados por Irán.
El surgimiento del Estado Islámico ha puesto una vez más a los Estados Unidos en el centro del sistema regional, y ha obligado a las tres principales potencias de Oriente Medio a redefinir sus relaciones con Washington en varias maneras. También ha revivido los temores más profundos de Turquía, Irán y Arabia Saudita.
Al final, es poco probable que el Estado territorial islámico pueda sobrevivir. La verdad es que Turquía, Irán y Arabia Saudita están a la espera de los Estados Unidos para resolver el problema del Estado islámico con poder aéreo y algunas fuerzas de tierra. Estas acciones no destruirán el Estado islámico, pero van a romper la coherencia territorial del grupo y lo obligarán a regresar a tácticas de guerrilla y el terrorismo.
Fuente: Aurora Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.