Cómo entender el ataque jihadista en Francia

¿Todos somos Charlie Hebdo?
09/01/2015
Charlie Hebdo: fascismo y asesinato
14/01/2015
Editorial de Itón Gadol
Es muy difícil racionalizar y entender desde una perspectiva occidental liberal por qué este atentado se realizó en suelo francés y por qué se han segado las vidas de tantos inocentes.
Y es por esta falla que los medios y los políticos hablan de locos inestables, de elementos marginales, de la intervención de la coalición encabezada por Estados Unidos en los países árabes, del conflicto palestino para racionalizar esta furia incontenible y justificarla.
Pues nada más alejado de la realidad que el buscar la causa del mal en estas causas externas a la esencia del mal que habita en el alma de las personas y que ha sido insuflada en ellos por los profetas del odio y la destrucción.
Al tratar de aislar cada atentado y declaración de odio emitida por los amantes de la jihad y sus seguidores, sin efectuar una correlación temporal de esta guerra jihadista que se ha desatado en occidente, lejos de terminar, estamos desviando la verdadera raíz del problema. Y esta podemos encontrarla en las magistrales palabras que el actual presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, pronunció en su último memorable discurso frente a los grandes religiosos egipcios en la Universidad El Azhar y el cual pasaremos a detallar y traducir a continuación a fin de entender la raíz del problema a que nos enfrentamos: "Yo me estoy refiriendo aquí a los clérigos religiosos, tenemos que pensar en grande en relación a lo que nos enfrentamos – y yo, en realidad, ya le preste atención a este tópico en el pasado unas cuantas veces. Es inconcebible que el pensamiento que nosotros tenemos cause que el mundo islámico en su conjunto se sienta en una fuente de ansiedad, peligro, asesinato y destrucción del resto del mundo. ¡Imposible!".
"Ese pensamiento, y yo no estoy diciendo ‘religión’, sino ‘pensamiento’ – ese cuerpo de ideas que hemos estado sacralizando en estos años, al punto que separarse de ellas sea casi imposible, esto esta antagonizando con todo el mundo entero."
"¿Es posible que para que 1,6 mil millones de musulmanes puedan vivir tengan que matar al resto de los 7 mil millones de habitantes del mundo? Yo estoy diciendo estas palabras aquí en Al Azhar, delante de esta asamblea de sabios y ulema. Allah el todopoderoso sea testigo frente a ustedes de lo que estoy hablando el día de hoy."
El problema que al-Sisi atestigua es el pensamiento violento y supremacista que existe en el adoctrinamiento dentro de ciertos sectores del islam, y que mientras nada se haga para corregirlo, occidente nada podrá hacer para parar la ola de violencia y de guerra en la que el mundo se está sumergiendo.
Es por esto que el mundo se podrá engañar pensando que solucionado el problema judío y terminando con el Estado de Israel o generando políticas de integración y apaciguamiento más concesivas todo se calmará. Pues, nada más lejos de la realidad, ya que el problema es más profundo y no es exógeno.
Debemos tomar muy seriamente y aprender de las palabras de al-Sisi para encontrar la verdadera solución a este problema. Si no, lamentablemente veremos que el mundo se sumerge en una obscuridad de la que le será difícil de salir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.