Israel desarrolló nuevas técnicas de biomonitoreo

VIDEO: ¿Termina la crisis en Francia?
14/01/2015
VIDEO: Las sinagogas sefardíes de Jerusalén
18/01/2015
La Prof. Elizabeth Fireman del Instituto para enfermedades pulmonares y alergias del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv ha desarrollado una nueva técnica de bio-monitoreo, pionera en diagnósticos, que identifica por ejemplo, partículas peligrosas inhaladas por los bomberos en la Zona Cero, obreros en fábricas, técnicos dentales y niños con asma, que causan serios problemas respiratorios.
En 1999, Fireman publicó su primer escrito mostrando como su revolucionaria técnica de esputo inducido (IS) y técnicas de análisis, trabajaron mejor que los métodos de lavado bronquial invasivo, obteniendo y estudiando las mucosidades de los trabajadores de fábricas israelíes para las pruebas de partículas peligrosas del polvo inhalado.
Como consecuencia de los ataques terroristas al “World Trade Center” el 11 de septiembre de 2001, la científica estuvo en New York monitoreando a 39 bomberos quienes inhalaron sustancias tóxicas durante el desarrollo del terrorífico evento, identificando metales tóxicos como el mercurio en los pulmones de los trabajadores.
“Cuando las Torres Gemelas se derrumbaron, comprendí que mi método podría ser usado con los bomberos”, comentó Fireman. “En un principio, no entendieron como una mujer en Israel, podría ayudar, pero conocí al Dr. Dave Prezant, el médico en jefe del Departamento de Bomberos de Nueva York, 10 meses más tarde, en una reunión de la Sociedad Torácica Americana, y le ofrecí la tecnología. Dije que estaba segura que a pesar del tiempo transcurrido podría encontrar partículas, porque ellas se acumulan y quedan residentes en el cuerpo”. Efectivamente, sus pruebas mostraron que los bomberos que habían estado en la Zona Cero durante más de 10 días albergaban diferentes tipos de partículas peligrosas en sus pulmones.
En 2008, Fireman publicó un informe en el Journal of Industrial Medicine sobre su estudio que involucró a 30 soldadores de las Fuerzas de Defensa de Israel expuestos al aluminio, hierro, cadmio, cromo, hierro, plomo o níquel. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la exposición a humos de soldadura se asocia con fiebre de los humos metálicos y el aumento de los síntomas respiratorios.
Con el apoyo financiero de la Fundación Científica Binacional Estados Unidos-Israel (BSF), Fireman realizó un estudio de cuatro años en el que reunió y analizó muestras del esputo de 80 mecánicos nucleares americanos y 83 técnicos dentales israelíes de mediana edad. Ambos grupos vulnerables a enfermedades pulmonares por exposición al berilio.
Con el apoyo financiero de la Fundación Científica Binacional Estados Unidos-Israel (BSF), Fireman luego hizo un estudio de cuatro años en el que se reunieron y analizaron muestras de esputo de 80 trabajadores de mecánica nuclear estadounidenses de mediana edad y 83 técnicos dentales israelíes de mediana edad. Ambos grupos son vulnerables a la enfermedad pulmonar crónica de la exposición al berilio. Los resultados mostraron que el monitoreo biológico fue más informativo que el monitoreo ambiental en la evaluación de los riesgos respiratorios al que están expuestos aquellas personas que están involucradas en las industrias de berilio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *