Irán cercó todos los campos petrolíferos del Golfo Pérsico e Israel

Historia de Yad VaShem, Museo del Holocausto
25/01/2015
Israel: Crean método de inyección semi automático
03/02/2015
Por Khaled Abu Toameh
Con bases en el Líbano, Siria, Yemen e Irak, Irán ha cercado todos los campos de petróleo del Golfo Pérsico. Este cerco puede ser respaldado cómodamente con el programa de armas nucleares de Irán en curso.
Los iraníes ya tienen a Hezbollah sentado en la frontera norte de Israel. Todo lo que necesitan ahora es otro grupo terrorista sentado en Gaza al sur, con el fin de crear un cerco similar. Y ellos están trabajando duro para lograr ese objetivo.
“Damos la bienvenida a cualquier partido que apoya la causa palestina”. – declaró Osama Hamden, líder de Hamás.
Irán no está interesado en la reconstrucción de la Franja de Gaza. Lo único que a Irán le interesa es convertir a Hamás en una armada de retaguardia que será usada para atacar a Israel.
Como presidente de Estados Unidos, Barak Obama, sigue buscando un acuerdo negociado en el programa nuclear de Irán, los iraníes han estado trabajando duro en las últimas semanas para infiltrarse en la arena palestina y restablecer los lazos con su antiguo aliado, Hamás.
Envalentonada por la obsesión de Obama con las negociaciones nucleares, que están programadas para reanudarse el próximo mes, los líderes iraníes aparentemente confían en que la Administración Obama está preparada para hacer la vista gorda a cualquier cosa que ellos hagan.
Entonces los iraníes supuestamente se sienten libres para inmiscuirse una vez más en los asuntos internos de los palestinos, para fortalecer su poder aún más en el Medio Oriente.
Con bases en el Líbano, Siria, Yemen e Irak, Irán ha rodeado a Arabia Saudita y los campos de petróleo del Golfo Pérsico. Este cerco puede ser respaldado cómodamente con el programa de armas nucleares en curso.
El objetivo principal de Teherán es recuperar el control sobre el movimiento islamista palestino para que pueda convertirse en un participante válido en el conflicto árabe-israelí.
Los iraníes ya tienen a Hezbollah sentado en la frontera norte de Israel. Todo lo que necesitan ahora es otro grupo terrorista en Gaza al sur, con el fin de crear un cerco similar. Y ellos están trabajando duro para lograr este objetivo.
Las relaciones entre Irán y Hamás se tensaron después de la negativa de Hamás de apoyar al régimen de socio iraní de Siria, Bashar Assad, en su lucha contra las fuerzas de la oposición sirias.
Irán y Hamás se necesitan mutuamente. Irán quiere a Hamás porque no tiene muchos aliados sunitas en la región. Una alianza con Hamás permitiría a Irán librarse de las acusaciones que indican que está liderando un campo de entrenamiento chiíta contra los sunitas de la región.
Hamás, por su parte, está desesperado por cualquier apoyo externo, especialmente en la estela de su creciente aislamiento en las arenas palestinas e internacionales.
Hamás esta comenzando a sentir “el calor en casa” a la luz del fracaso de reconstruir la Franja de Gaza después de la guerra del verano pasado con Israel.
Los líderes de Hamas esperan ahora que Irán reanude su ayuda financiera al movimiento y evite una situación donde los palestinos podrían rebelarse.
Egipto impuso duras medidas de seguridad a lo largo de su frontera con la Franja de Gaza, incluida la demolición de cientos de túneles de contrabando y la creación de una zona de seguridad, también estrechó el cerco sobre Hamás.
Los líderes de Hamás dicen que han tomado una decisión "estratégica" para restaurar sus lazos con Irán. Ismail Haniyeh, el ex primer ministro del gobierno de Hamás en la Franja de Gaza, anunció recientemente que su movimiento está trabajando hacia el establecimiento de "relaciones abiertas" con Irán.
Otro líder de Hamás, Osama Hamdan, anunció que las diferencias entre su movimiento e Irán han sido resueltas. Dijo que Hamas establece sus relaciones con todas las partes sobre la base de apoyar la causa palestina. “Las relaciones entre Irán y Hamás han vuelto a la normalidad.”
Como parte de los esfuerzos de Hamás para apaciguar a los iraníes, el brazo armado del movimiento islamista, Izaddin al-Qassam, emitió un comunicado “agradeciendo a Irán por haber proporcionado dinero y armas” a Hamás y a otros grupos palestinos en la Franja de Gaza en los últimos años.
Hamás sabe que la mejora de sus relaciones con Irán también significa un reencuentro con el subordinado de Teherán en Hezbollah. Es por eso que Hamás ha tomado una serie de medidas durante la semana pasada para restaurar sus lazos con Hezbollah.
El comandante de Izaddin al-Qassam, Mohamed Deif, la semana pasada envió una carta de condolencia al líder de Hezbollá, Hassan Nasrallah, por la muerte de algunos agentes de alto rango que murieron en un ataque aéreo israelí en Siria.
En su carta, Deif pidió a Hezbolá unir fuerzas con Hamás contra “el verdadero enemigo – la entidad sionista”.
El acercamiento a Hamás e Irán es otra señal de los esfuerzos de Teherán para utilizar sus aliados en el Medio Oriente para destruir a Israel. Los líderes de Hamás esperan ahora que Irán reanude no sólo su ayuda financiera al movimiento, sino también el suministro de armas.
Irán no está interesado en la reconstrucción de la Franja de Gaza o proporcionar refugio a miles de familias palestinas que perdieron sus hogares durante la última guerra. En lo único que Irán está interesado es en recuperar a Hamás como brazo armado que pudiera eventualmente atacar de Israel.
Todo esto sucede en un momento en que la Administración Obama está ocupada preparando para otra ronda de conversaciones con Irán sobre su programa nuclear. Es obvio ahora que Teherán está utilizando estas negociaciones para desviar la atención de sus esfuerzos para profundizar su participación en el Medio Oriente, con la esperanza de apoderarse de los yacimientos de petróleo y la eliminación de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.