Israel: ketamina es elogiada por combatir depresión

Israelíes crearon análisis de sangre sin agujas
03/02/2015
Curso israelí de nanotecnología en árabe
13/02/2015
Un número creciente de psiquiatras israelíes han empezado a utilizar ketamina como parte del tratamiento médico para la depresión y el dolor crónico. Esto sigue a una serie de estudios de todo el mundo que han encontrado eficacia y rapidez de resultados en el tratamiento de la depresión maníaca y tendencias suicidas, sin efectos secundarios significativos.
La ketamina ha estado en uso médico durante 50 años como un anestésico. Los anestesiólogos son los únicos autorizados para su administración a los pacientes en Israel, con la excepción de los casos en los que se ha concedido un permiso especial para fines de investigación. En la actualidad, hay varios estudios que se llevaron a cabo para examinar el uso de la ketamina para combatir la depresión.
La gran expectación en la comunidad de salud mental se deriva, entre otras cosas, de la velocidad de la ketamina. El tratamiento con antidepresivos convencionales puede llevar semanas o meses para ver algún efecto, pero con infusiones de ketamina, los pacientes reportan una reacción rápida y sienten una mejora en sus sentimientos dentro de dos o menos horas de recibir el tratamiento.
Los expertos atribuyen estos resultados a la forma en que la ketamina trabaja en los mecanismos del cerebro: mientras que los antidepresivos convencionales afectan a ciertos circuitos cerebrales y los productos químicos (neurotransmisores, como la serotonina y norepinefrina) que pasan a lo largo de las señales de una célula nerviosa a otra, la ketamina actúa mediante el bloqueo las señales de los receptores de NMDA que juegan un papel importante en la actividad de la memoria y otras funciones cognitivas.
La comunidad de salud mental no estaba convencida en un principio, pero una serie de estudios positivos publicados en los últimos años ha cambiado el panorama.
"Recientemente hemos sido testigos de un auge de los estudios sobre el tema de la ketamina," dijo la Dra. Revital Amiaz, director de la Clínica de Depresión, Ansiedad y Tratamiento Electroconvulsivo en el Centro Médico Sheba, Tel Hashomer. "Estamos hablando de unos 20 estudios, y otros tres meta-análisis que combinan y resumen los resultados de las pruebas más recientes. Esta información ya resume los ensayos realizados en unos 800 pacientes. Y los resultados son cada vez más convincentes".
La ketamina, como se ve en los estudios, causa la producción de nuevas células cerebrales [neurogénesis]. Este proceso es defectuoso en personas que sufren de depresión, donde no hay neurogénesis. Los medicamentos también pueden hacer eso, pero mucho más lentamente. Sin embargo, todavía hay una brecha de investigación sobre sus efectos a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *