Hillo Ostfeld: Venezuela me devolvió la fe
22/02/2015
Israel no es propiedad de un solo grupo
01/03/2015
Por Egon Friedler
Un mes después de haber participado en la marcha a favor de Charlie Hebdo y por la libertad de opinión en París, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, exigió una investigación contra un dibujante de prensa palestino acusado de haber hecho una caricatura del profeta Mahoma.
Mohammed Sabaneh, del diario Al Hayat al-Jadida, en general se ha “portado bien”, es decir, sus dardos generalmente estuvieron dedicados a Israel, pero aparentemente pensó que como Mahmud Abbas se convirtió ante todo el mundo en un defensor de la libertad de expresión en la marcha de París, él podría hacer pasar un inofensivo dibujo del profeta en su diario. ¡Qué ingenuidad! Como reza la tradición islámica: ¿Para qué está la taqqia, o sea el honorable deber de engañar a los infieles? Una cosa es lo que se dice en París, y otra muy distinta es la que vale en Ramala.
Mahmud Abbas expresó muy claramente que “es necesario adoptar medidas preventivas contra aquellos responsables por este terrible error, que constituye una falta de respeto a nuestros símbolos religiosos más sagrados y al más destacado de nuestros profetas”. Uno de los diarios que dio la noticia, el New York Daily News, tituló: “La hipocresía de Mahmud Abbas se revela en tiempo récord”.
Por su parte, escribe el periodista árabe israelí Khaled Abu Toameh en un artículo publicado por el Instituto Gatestone: “La Autoridad Palestina ha logrado convertir a la prensa palestina de la Margen Occidental en un vocero de sus líderes y del gobierno. Los tres periódicos más importantes, Al Quds, Al Hayat al-Jadida y Al-Ayyam, no son diferentes a la prensa controlada por el gobierno en las dictaduras árabes”.
“Los periodistas, escritores, blogueros y activistas políticos que se atreven a criticar a la Autoridad Palestina o a su presidente, Mahmud Abbas, a menudo terminan tras las rejas. Por ello, es difícil encontrar periodismo investigativo palestino creíble en la Margen Occidental. Solo existe libertad de prensa para criticar a Israel. Informar sobre corrupción financiera o política en la Autoridad Palestina es considerado un acto de traición”, agrega Toameh.
La situación en Gaza no es mejor. El periodista palestino Asmaa al-Ghoul cuenta en Al-Monitor que el Ministerio del Interior de Hamás exigió hace unos días al joven periodista Youssef Hammad que se presente en sus oficinas. El comunicador, que trabaja para la radio Al Watan y varios lugares en internet, contó de su visita: “Me amenazaron y me dijeron que esa era la última advertencia. Si volvía a criticar a Hamás me quebrarían las rodillas”.
Hay periodistas a los que les ha ido peor. Mohammed Otman, un periodista independiente que escribe para Al-Monitor, fue físicamente atacado y amenazado en la sede de los Comités de Resistencia Popular (CRP). Según Otman, él había publicado un informe sobre la liquidación física de personas acusadas de colaborar con Israel durante la guerra del año pasado. Después de publicar un informe en internet basado en información proporcionada por los mismos Comités de Resistencia, el vocero le exigió retirar su artículo. Cuando se resistió, fue golpeado. Otman agregó que “Debido a las presiones y al temor por mi vida, la TV Al Quds decidió no publicar el video de la entrevista con el vocero luego de que fui atacado”.
Pero las amenazas hoy se han diversificado. Además de Hamás y la Autoridad Palestina ha surgido un nuevo censor violento, que al parecer supera en su saña a los dos bandos palestinos rivales: el Estado Islámico. Informa Khaled Abu Toameh que, en los últimos días, varios periodistas palestinos han recibido amenazas de muerte de la filial en Gaza del Estado Islámico. La organización, que hasta ahora supera a todos sus competidores en brutalidad y desprecio por la vida humana, acusó a los periodistas de publicar “mentiras” sobre el Estado Islámico. Para que no haya dudas acerca de sus intenciones, los mensajes fueron enviados directamente a los teléfonos móviles de los periodistas. Uno de los textos decía: “El Estado Islámico advierte a los periodistas y a los medios de información que no tolerará los constantes ataques contra nosotros. Nosotros, el Estado Islámico ejecutaremos la ley de la Sharía contra estos apóstatas, que siembran la discordia entre los musulmanes”.
Los periodistas toman estas amenazas muy en serio. Como lo explicó un veterano periodista de Gaza: “Uno nunca sabe quién se oculta detrás de la máscara. Puede ser alguien del Estado Islámico o de la Yihad Islámica, o incluso de Fatah.
Abu Toameh explica que los periodistas palestinos que trabajan con agencias y diarios internacionales no pueden informar de manera verídica y honesta, ya que enfrentan a diario amenazas de distintos factores de poder. Las únicas noticias que los periodistas pueden dar a la prensa internacional sin riesgo son las que describen a Israel de manera negativa. Los periodistas palestinos saben que al final del día deben volver a sus familias en Ramala y Gaza, y no quieren correr el riesgo de que hombres enmascarados irrumpan en sus hogares en mitad de la noche.
Fathi Sabah, un periodista de Al-Hayat, dice que el nombre del juego para cada periodista palestino es la autocensura. Aunque reconoce que es muy frustrante, señala que “los periodistas temen las presiones y las amenazas, considerando la ausencia del imperio de la ley, la falta de respeto por la libertad individual y el caos y la falta de garantías legales”.
Fuente: Por Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.