La FIFA Nostra: Las dos caras de Qatar
02/06/2015
¿Si llegara a caer Israel?
15/06/2015
Por Beatriz W. De Rittigstein
Varias décadas antes del renacimiento oficial del Estado de Israel, hubo frenéticas y hostiles corrientes por parte de los árabes para evitarlo; luego, las distintas guerras que ellos iniciaron y las acciones terroristas no sólo en territorio israelí, sino también utilizando el mundo como campo de batalla. Ninguna de estas operaciones violentas dio el resultado anhelado: la destrucción de Israel.
Desde hace algunos años, surgió la campaña propagandística llamada Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), con la cual, a través de una serie de calumnias y manipulaciones bien orquestadas, promueven análogos prejuicios judeófobos con los que, durante siglos, justificaron persecuciones y masacres contra comunidades en la diáspora; así, ahora pretenden aislar y deslegitimar al Estado judío.
Los movimientos ligados al BDS engañosamente atraen con la presunta defensa de los derechos humanos. Sin embargo, la gente cae por ingenua, confundida ante argumentos que cuentan una historia parcial, una sola cara de la moneda; o una historia distorsionada a tal punto que, los palestinos se apropian de la historia judía, por ejemplo: Jesús fue palestino o sufren un supuesto holocausto.
La idea es llevar esta presión contra Israel a una gran cantidad de organismos internacionales; la semana pasada fue a la FIFA. Incluso intentarán imponerse en la ONU y así lograr por esta vía lo que les interesa y no en negociaciones.
Si el propósito de los que están detrás de esta guerra propagandística fuera sincero, tuvieran mucho que hacer frente a múltiples gobiernos que no tienen el menor sentimiento por su propia gente. De hecho, no señalan a Sudán, Irán, Siria, China, Paquistán y una lamentable larga lista de verdaderos violadores de los derechos humanos.
Y, si les importara el destino de los palestinos, hace mucho debieron reclamar a países como Líbano, Jordania, Siria que les ofrezcan un estatus digno. Está el caso del campo de refugiados palestinos de Yarmuk, donde hay una población que muere por hambre, por falta de medicamentos y asesinada en medio de la guerra civil siria.
La causa palestina merece una solución justa y los grupos adscritos al BDS, en vez de afincarse en un doble rasero y tanta hipocresía, podrían lograrlo si uniesen sus esfuerzos a una solidaridad real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *