Acerca del primer libro de tema hebreo publicado en Caracas

¿Si llegara a caer Israel?
15/06/2015
Gustavo Arnstein ve sus opiniones reunidas en un libro
03/07/2015
Por Jacob Carciente
En reciente edición del semanario Nuevo Mundo Israelita aparece una interesante noticia acerca de la puesta en subasta en Jerusalén de un pequeño tratado, bastante deteriorado, de tema hebreo, publicado en Caracas en 1845, al cual se conceptúa como “quizá la primera obra de su tipo en la historia del país”.
Se trata del libro Principios elementales de instrucción religiosa y moral para la enseñanza de la juventud hebrea, publicado por Ángel J. Jesurun. El hecho de que tal libro fuera publicado en Caracas hace suponer que para aquella fecha ya existía en Venezuela una presencia de individuos de religión hebrea, unos solos y otros con alguna familia, cuyos hijos estarían asistiendo a una esnoga o, quizá, un Talmud Torá (escuelas donde se imparte educación judía). Y, efectivamente, así debió haber sido, pues ya desde comienzos del siglo XIX pequeños grupos de judíos se habían manifestado presentes en Coro, Caracas, La Guaira, Valencia, Maracaibo, Barquisimeto, Barcelona y otros centros poblados de Venezuela(1). Son, mayormente, personas dedicadas al trabajo: el comercio, la medicina, la farmacia, la industria, la exportación, etc., que llegan a ocupar destacadas posiciones sociales, periodísticas, políticas y culturales. Algunos de ellos se habían unido a los ejércitos del Libertador, y hasta se encuentran participando en la Batalla de Carabobo. Más adelante figuran en el cuerpo editorial de El Correo del Orinoco, y ya en el siglo XIX actúan en cargos de la Procuraduría Municipal, como jueces de paz y alcaldes en Coro, muchos de ellos cultivando inquietudes culturales(2). Entre estos, llaman la atención las figuras de Ángel Jacobo Jesurun y Samuel Hoheb.
Ángel Jacobo Jesurun, natural de Curazao, era descendiente de una distinguida familia judía de origen hispano-portugués cuyos miembros, expulsados de España por la Inquisición, se habían extendido por Holanda, Alemania, Inglaterra, el Próximo Oriente y hasta América(3).
De Ángel Jacobo Jesurun sabemos que era una figura conocida en Caracas, pues había efectuado el levantamiento de un plano de la ciudad donde aparecía, por primera vez, la esquina de “El Silencio”, y también había traducido del francés y hecho publicar el libro Principios elementales de instrucción religiosa y moral para la enseñanza de la juventud hebrea, de Samuel Cahen, hebraísta y periodista, fundador de la revista Archives Israelites y traductor al francés de una Biblia en dieciocho tomos con comentarios críticos medievales(1).
Este libro había sido publicado originalmente en Francia y había recibido una buena acogida por parte del Consistorio Central de los Israelitas Franceses, que lo adoptó como texto para las escuelas primarias. Una segunda edición fue costeada por el gobierno francés y, posteriormente, una tercera fue publicada en 1839 por el propio Cahen.
Ángel Jacobo Jesurun, como una prueba del respeto y la estimación que profesa a su padre, M.A. Jesurun, a quien dedica su trabajo, traduce esa última edición y, precedida por una Introducción y un Ligero bosquejo de la historia hebrea, escritos por él mismo, la hace publicar en Caracas en 1845, en la Imprenta Boliviana de D. Salazar. Una segunda edición aparece en Curazao en 1896(3).
Pocos años después de la publicación, Jesurun toma carta de nacionalidad venezolana e ingresa en la Universidad Central de Venezuela donde alcanza, en 1849, los títulos de Bachiller, Licenciado y Doctor en Ciencias Políticas y, en colaboración con Isidoro R. Arcay, traduce al español el libro Memorias de un médico, de Alejandro Dumas, obra que se edita en Caracas en 1847, en dos tomos, por la imprenta de Fortunato Corvaia(2).
De Samuel Hojeb es poco lo que se conoce, pero suficientemente valioso para destacarlo. Fue él quien, a sus expensas, publica en Caracas, en 1832, en la imprenta de Tomás Antero, el libro Esperanza de Israel, obra, según dice su portada, “de suma curiosidad, compuesta por Menasseh Ben Israel, teólogo y filósofo hebreo”.
¿Y por qué Hojeb eligió este libro para su publicación?, nos hemos preguntado al escribir estas líneas. Quizá la respuesta pueda ser la siguiente: fue Menasseh ben Israel un refugiado portugués a quien se debe la fundación de las primeras imprentas judías en Ámsterdam, las que luego proporcionaron a la diáspora innumerables textos judaicos en hebreo, español y portugués.
Con Esperanza de Israel, obra que ha tenido decenas de ediciones en todas las lenguas y que se ha difundido en las comunidades judías de todo el mundo, Menasseh ben Israel contribuyó a alimentar, a partir de 1650, la tradicional esperanza mesiánica judía. Y quizá, nos atrevemos a pensar, ¿no sería este sentimiento el que impulsó a Hojeb a publicar el libro que, hasta ahora, y por la fecha de su publicación, me aventuro a asegurar, es el primer libro de tema hebreo editado en Caracas?(3).
De la existencia actual de algún ejemplar de aquella edición, no tenemos ninguna noticia.
Referencias
1. Carciente, Jacob. Presencia sefardí en la historia de Venezuela. Caracas.
2. Carciente, Jacob (1991). La comunidad judía de Venezuela. Síntesis cronológica
(1610-1990), en Carciente, Jacob: La comunidad judía de Venezuela. Caracas.
3. Emmanuel, Isaac S. y Susanne A. (1970). History of the Jews of the Netherland Antilles. Cincinatti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.