El verdadero drama de los refugiados de los conflictos en el Medio Oriente, la otra cara

Después de Kipur viene Sucot
24/09/2015
Imagen no disponible
Crece soberbia iraní
01/10/2015
Por David Bittan Obadia
No se ha visto en tiempos recientes más cobertura mediática que la que se le está dando a los refugiados del conflicto en el Medio Oriente durante estas semanas, un drama. Empiezo por lamentar la situación de penuria por la que atraviesa la población que vive un conflicto tan importante como el que se observa entre otros países además de Siria, pero dicho esto comparto el otro lado de la realidad, el que obvia la prensa y que en un futuro cercano lamentablemente generará consecuencias peores en los sitios de destinos donde esta población está llegando.
Acoger a los refugiados es una parte del problema, más no da la solución y lo que llama poderosamente la atención es que quienes han hecho la guerra, algunos de ellos no dan ni un gesto de participar en la solución, entonces la teoría que hemos defendido de que la primavera árabe era un error y que los cambios para llevar la democracia a geografías que no entienden de ello, cada vez más son menos acertados, pues democracia es permitir la libertad de cultos y terrorismo es imponer una sola religión; o qué lograron entonces. Realmente es poner  a hervir la caldera.
Que infantil es apreciar a Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea para el tema de los refugiados, hablar del lado humano desde su “corazón” para intentar abrirles la bondad  a los europeos y obligarlos a comprometer a Polonia, Alemania, Francia y España, no sé por qué se me asemeja a los directivos de la FIFA, a los que ya no queremos ni creemos.
Que altruistas los voluntarios que trabajan durante estas primeras horas para aliviar las penurias a los que lo necesitan, que interesante los entes multilaterales, las oportunistas compañías y los mercenarios de tragedias que aparecen a ofrecer sus servicios, inclusive los coyotes que desde Turquía tienen el mejor negocio del mundo, inflar balsas como churros, meter a la pobre gente adentro y orientarlos para que crucen hasta Grecia por ejemplo, en la mayoría del caso ni los acompañan. Aparentemente les venden el paquete que incluye la balsa, el chaleco salvavidas y algunas pocas instrucciones, es un descaro ver como ya en los cafés y bares de Turquía venden los chalecos salvavidas que se exhiben como jamones en las tascas españolas. Si los Griegos hicieran lo mismo con los pobres balseros y cobraran por el tramo Grecia e Italia de pronto saldrían de la crisis.
El flujo que observamos hacia Europa hasta hace un tiempo son los mismos CUATRO MILLONES que se estaban desplazando por el Medio Oriente (pero que los echaron sus mismos semejantes) sin contar otros OCHO MILLONES que hay dentro de Siria.
Ahora bien, la pregunta obligatoria es saber ¿por qué Turquía no absorbe otro importante grupo de refugiados? ¿o Jordania, Irán, Rusia, Emiratos Árabe, Arabia Saudita? Estos dos últimos con un ingreso per-capita,  capacidad económica  y territorio libre, más que suficiente para dar cobijo a todos los refugiados.
Los países árabes son la fuente natural de ayuda, donde consiguen sus lenguas, dialectos, costumbres e idiosincrasia, ¿no sería como más fácil que los países europeos financien la atención remota? O ¿existen algunos intereses que no sabemos?, ¿qué pasa con la liga “Árabe”, será una institución, para criticar a Israel cuando ejerce la defensa de su soberanía? ¿O para pedir ante la ONU los votos de censura?
Es demasiado descaro; pero CNN o TV Española  no dicen NADA ¿Será que Su Santidad pueda comentar  algo? Pues también está dando cobijo a unos cuantos, por lo menos que les  pregunte si uno de ellos pudo haber hecho algo con los cristianos asesinados y corridos del Medio Oriente. Algo se debe decir en honor a las víctimas que por creer en el judío  Jesús han fallecido, no solo se asesina por la acción, también por la omisión.
Israel por ejemplo a pesar de tener un a frontera hostil  atendió, en hospitales modernos, con los mejores médicos y técnicas hasta la presente fecha, a miles de sirios ,con problemas de salud, pero esta noticia está en letras pequeñas como cuando uno firma un préstamo con la banca o compra un seguro.
Hay un "silencio en la sala" con estos temas que  nadie dice nada, todos sabemos el por qué y lo que no nos los imaginamos con muy poco margen de error y todo por un "puñado de carne", “tal y como la bien paga”.
Sería poco ingenuo no preguntarse si hay terroristas y radicales dentro de estos emigrantes,  (aquellos que están inscritos en Isis, Hezbola, Hamas, Al Qaeda, Boko Haram, Al Shabaab, Abu Sayyaf y las otras tantas filiales, franquicias  y marcas que se pelean por ser los más malos entre ellos).
Si jugamos con el cálculo de posibilidades matemáticas por lo menos un 10% de estos grupos  de refugiados deben ser radicales y estarán tranquilos hasta que agarren confianza y despierten en los sitios de destino, entonces vendrán los Charles Ebdo y otros tantos como Londres, Paris, Boston, Nueva York, España, etc. Me pregunto cuáles controles hay sobre esta “pobre” gente, nombres, fechas de nacimiento, antecedentes, datos filiatorios, etc. Muchos aprovecharan para colarse, se cambiaran sus nombres, sus orígenes, a futuro obtendrán pasaportes europeos y llegaran a los Estados Unidos, a la gran manzana,  con él "Esta" una  especie de Visado exprés cuyos controles para estos casos serán imposibles y entonces en poco tiempo el mundo estará en jaqué, por eso la gente de LALIN en Galicia está reacia  en  absolver a un grupo de refugiados,  por ello muchos sostienen que los gobiernos tienen que hacer su plebiscito, cosa más importante que por ejemplo la locura  y gran estupidez catalana.
No es fácil adaptar a estos grupos a países con cultura y religiones diferentes, para muestra el pequeño grupo que llegó a Uruguay donde ya generan conflictos dentro de la población un paquetito que dejo PEPE.
La solución es buscar y generar mejores condiciones de vida en los mismos países árabes, luchar porque se respeten los derechos humanos hasta donde se pueda, permitir la autodeterminación de los pueblos y no generar las guerras sin estimar las consecuencias, de lo contrario muy pronto en el mejor de los casos para Europa, y solo a punta de partos en sus  hospitales, los apellidos,  Adams,  Allen, Anderson , Bennett, Collins, Adler, Bürger, Dietrich, Fischer, Gottschalk, Hoffmann, Koch, Müller, Fernández, López, Martínez, Sánchez, Pérez, Gómez, Gracia,  y los otros tantos, desaparecerán y veremos reinas y reyes, en esos países , celebrando su Ramadan, por ejemplo, y la revista Hola será un libro de historia, pareciera un chiste pero no lo es.
Europa se convierte en un polvorín, en una bomba de tiempo, cargada de lobos solitarios insertos en poblaciones de inocentes, muchas de ellas de pensionados y jubilados que no han hecho nada para causar la guerra y que no están dispuestos a asumir un pastel que no les corresponde.
Cómo explicarles a los desplazados, que la mayoría de los países de destinos han sido formados sobre las bases la libertad de cultos, y que el cristianismo (tan perseguido en sus países de origen) es mayoría allí, que sus costumbres podrán ejercerlas en la medida del respeto a los demás, que la gente no puede estar absolutamente tapada, que los derechos civiles privan sobre los religiosos, que hay un mundo distinto al que deben de enfrentarse y someterse. Estas preocupaciones deberían de ser una especie de compromiso de obligatoriedad y de convivencia para ser recibidos en los países que se abren ante tal tragedia. Nada extrañe que la próxima película de alguno de los festivales se titule, “Los Refugiados The Day After”.
El carnaval del mundo engaña tanto que aquí aprendemos a reir llorando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.