La Intifada Silenciosa está haciendo demasiado ruido

Imagen no disponible
Crece soberbia iraní
01/10/2015
Imagen no disponible
Campaña judeófoba palestina
15/10/2015
Por Mara Klarinsky
Abbás habla de protesta no violenta, pero llama a defender Al-Aqsa, y su grupo Fatah es la clave de la incitación anti-israelí. El grupo terrorista Hamás es mucho más directo, trabaja para erradicar tanto a la Autoridad Palestina como a Israel.
La actual situación de seguridad de Israel demanda nuestra atención y nuevamente el ciudadano de este país tendrá que salir de su casa prestando atención a todo aquel que se le acerque, porque desde cualquier lado puede surgir un ataque del enemigo.
La nueva realidad israelí:
Palestino de 17 años le sacó el arma a un soldado en Kiryat Gat para luego atrincherarse en un edificio de departamentos, hasta ser muerto a tiros.
Una mujer palestina apuñaló a un hombre israelí en la ciudad vieja de Jerusalén.
Lanzaron piedras contra un autobús en Iafo, causando severos daños.
Palestino intentó apuñalar en Petaj Tikva.
Ataque a un vehículo cerca de Ma’ale Adumim. Cientos de palestinos se enfrentaron con las tropas israelíes cerca de Judea y Samaria.
(Foto: Naama y Eitan Henkin asesinados por palestinos. Foto: Zaka). Nuevamente la violencia y las víctimas se han convertido en un hecho cotidiano.
Esta situación no tiene semejanza con las demostraciones masivas de la Primera Intifada, ni con los ataques suicidas de la segunda intifada.
Estas no son las manifestaciones masivas a las que asistieron decenas de miles de personas, en el estilo de la Primera o la Segunda Intifada, ni son ataques suicidas típicos de la Segunda Intifada. Lo que sucede aquí y ahora es una combinación de ataques palestinos cometidos por perpetradores solitarios (armados principalmente con cuchillos o aquellos elementos que tengan a mano), o por los tradicionales y ya conocidos por los ciudadanos israelíes, lanzadores de piedras, o los ataques más letales y sofisticados al estilo de la célula de Hamás que mató a Naama y Eitan Henkin, cerca de Itamar .
Estos ataques no tuvieron una mano que los guiara ni tampoco siguieron reglas preestablecidas.
Al tiempo que en Nablus se vivía un clima de tranquilidad, cientos de palestinos al norte de Ramallah salieron a enfrentarse con las tropas del Ejército de Defensa de Israel. En Belén, por otra parte, más de mil personas se manifestaron en contra del Estado de Israel, en las proximidades de la barrera de seguridad.
En la actualidad, en los territorios se puede ver cómo pequeños focos de agresión y manifestación comienzan a cada momento, mientras que en un lugar se inicia la calma en otro se puede esperar cualquier acontecimiento. No se tiene la certeza de que la situación actual se parezca a una intifada, pero sí existe la sensación de que esto es exactamente lo que está sucediendo, con un formato parecido.
Nadie sabe hacia donde se dirige esta situación. El Departamento de Defensa Israelí claramente quiere calmar las cosas. Por otro lado el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbás, trata de decirle a la población palestina e israelí, en diversas entrevistas que no desea que se inicie otra intifada, ni que la violencia se acreciente, dando una orden a los jefes de sus organismos de seguridad para trabajar por el restablecimiento de la calma.Si realmente quiere lograr la calma o no, no se sabe a ciencia cierta, –el primer ministro, Biniamín Netanyahu, lo acusa de incitar a la violencia–, ¿pero realmente Abbás tiene el poder de detener la violencia en estos momentos?
Aquí vemos un ejemplo de esta situación: Belén, adyacente al sur de Jerusalén, nunca se conoció como particularmente radical o más violenta que las otras ciudades palestinas, pero fue allí donde los enfrentamientos tuvieron lugar en días anteriores, incluyendo la muerte de un adolescente de 13 años de edad, cayendo la responsabilidad en el Ejército israelí.
La Autoridad Palestina sólo tiene capacidad limitada para detener este tipo de incidentes en la ciudad. Una gran protesta pública contra la Autoridad Palestina y sus organismos se llevó a cabo después que videos publicados fueron en internet mostrando a los policías palestinos reprimiendo violentamente a los ciudadanos que protestaban “por lo sucedido en la mezquita de Al-Aqsa.”
Los jefes de seguridad de la AP, en Belén, anunciaron que no tienen intención de dispersar las manifestaciones cerca de la tumba de Raquel, y las multitudes palestinas podrán llegar a ese lugar sin obstáculos. En algunas otras áreas, es evidente que los organismos de seguridad palestinos tienen medios más relevantes a su disposición, es por lo que menos personas se han manifestado en el norte de Cisjordania, hasta ahora.
La posibilidad de una escalada importante está siempre presente, posiblemente provocada por cualquiera, ya sea de uno o de otro lado. Por lo que vemos, Netanyahu se verá sometido a una creciente presión para revocar los permisos que permiten a decenas de miles de palestinos trabajar en Israel, lo que provocará potenciales manifestaciones y amargas situaciones.
En cuanto a Abbás, habla de una lucha no violenta, por un lado, pero llama a la defensa de la mezquita de Al-Aqsa por el otro, y su facción “Fatah” participa activamente como el centro de la incitación contra Israel. Mientras que las agencias de seguridad y sus comandantes mantienen formalmente la coordinación de seguridad con Israel, sus miembros recibieron la orden de mentir diciendo que no se encontraron con sus homólogos israelíes en estos días a pesar de que fue lo que sucedió y han brillado por su ausencia en varios puntos de acceso.
Aunque una relativa calma pueda restablerse de todas formas, un gran signo de interrogación se cierne sobre la situación dado que Abbás no tiene un “horizonte” diplomático para trabajar. No hay conversaciones con Israel que se estén llevando a cabo, ni tampoco ninguna posibilidad de reconciliación con Hamás.
Por otro lado, la mayoría de la población palestina lo quiere fuera; los habitantes de los campamentos de refugiados hablan abiertamente en su contra. Incluso las cosas aparentemente simples que trató de hacer, como la convocatoria del Consejo Nacional de la OLP y renunciar al Comité Ejecutivo con el fin de formar uno nuevo, fracasó, y finalmente su discurso frente a la ONU fue sin bombos ni platillos.
No quiere pero aún puede optar por renunciar, muy pocas consultas se llevaron a cabo en el establecimiento de Defensa Israelí anticipando el “Septiembre Negro” y la posibilidad de que Abbás anunciara su renuncia. Ahora se habla de diciembre, cuando el Consejo Nacional Palestino convocará a sesión, Abbás puede realmente dimitir del Comité Ejecutivo de la OLP y puede haber entonces otro intento de empujar a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en busca del reconocimiento de un Estado palestino.
Incluso si la actual ola de violencia mengúa, podremos ver el próximo brote a finales de este año -en la línea con lo ocurrido en 2000-, cuando la violencia del “Día de la Nakba”, en mayo, constituyó un ensayo a gran escala en lo que se convirtió luego en la Intifada Al-Aqsa. Entonces, los acontecimientos de este período podrían ser recordados como la pequeña tormenta antes del “Gran Diciembre Negro”.
Que podríamos decir de Hamás
El ataque terrorista cerca de Itamar, en el que fueron asesinados Eitan y Naama Henkin, se destacó como inusual entre los ataques “espontáneos”. Los soldados israelíes se desplegaron, y los oficiales de policía realizaron inspecciones aleatorias de vehículos palestinos en la entrada de Naplusa. En este caso, está claro que Hamás estaba detrás del ataque, al igual que el secuestro y asesinato de los tres adolescentes en junio pasado, los funcionarios de inteligencia de las FDI dijeron que esta vez, también, los autores no eran miembros de una célula que recibía órdenes desde el extranjero o desde Gaza, pero eran “de cosecha propia”.
La pregunta entonces es: ¿puede Hamás haber creado
“células durmientes” en varios lugares a lo largo de Cisjordania, con operativos que nadie sabe que son miembros del grupo, pero que salen en el momento preciso para perpetrar ataques terroristas y lograr un deterioro general en las relaciones entre Israel y la Autoridad Palestina? La respuesta parece ser afirmativa. Tales células, cuya finalidad es tanto dañar el estado de la Autoridad Palestina como atacar a los israelíes, se han descubierto en el pasado.
Resueltamente opuesto al hecho mismo de la existencia de Israel, Hamás está tratando de animar a más ataques terroristas y una mayor escalada en todas las formas posibles.
Su misión es difundir el caos en materia de seguridad en Cisjordania con el fin de deshacerse también de la Autoridad Palestina.
Su líder de Gaza, Ismail Haniyeh, llamó a “fortalecer y aumentar la intifada”. Al menos seis habitantes de Gaza -miembros de Hamás y la Yihad Islámica, de acuerdo con los medios de comunicación palestinos- fueron muertos a tiros por el Ejército israelí en la frontera.
Si los ataques terroristas “espontáneos” no son suficientes, podemos adivinar que el ala militar de Hamás intensificará sus esfuerzos para llevar a cabo más ataques organizados, como el ataque asesino del matrimonio Henkins.
El Waqf islámico de Jerusalén es un fideicomiso islámico más conocido por el control y la gestión de los edificios islámicos actuales como la Mezquita de Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén y tiene control sobre el Monte del Templo. El Waqf ha gobernado el acceso a la región geográfica desde la reconquista musulmana del Reino de Jerusalén en 1187.
Actualmente se ha visto una escalada en la situación de seguridad de Jerusalén, con énfasis en los barrios árabes cerca del Monte del Templo. Los casos de lanzamiento de piedras se han convertido en una cuestión de rutina diaria en algunos barrios de Jerusalén y del resto de Israel.
(Foto: Atentado de Afula al norte de Israel). En Rosh Hashaná, un ciudadano israelí murió después de que su coche fue apedreado por los residentes de Sur Baher (barrio palestino ubicado en la zona sudeste del Este de Jerusalén).
Más que cualquier otra cuestión concreta, el Monte del Templo encarna la disputa del centro del conflicto israelí-palestino y de los intereses contradictorios de los diversos actores involucrados. La escalada en el Monte del Templo daña a Israel, que trata de ser considerado como la autoridad soberana responsable de la libertad de culto y el acceso de todas las personas al lugar.
Israel a través de los años mantiene el status-quo sin alteraciones, permitiendo que los lugares santos se mantengan bajo la soberanía de sus respectivas instituciones religiosas. ¿Qué significa esto? Que el rabinato de Israel mantiene su soberanía sobre el Muro de los Lamentos y el Waqf la suya sobre el Monte del Templo y sobre la mezquita de Al-Aqsa.
A pesar de todos los esfuerzos de Israel por lograr la tan necesitada paz y llegar a un acuerdo con los palestinos, sus líderes (desde quien preside la Autoridad Palestina hasta los gobernantes terroristas del movimiento Hamás) acusan a Israel de violar el status-quo existe en el Monte del Templo y permite a los judíos subir a visitarlo. Sin tomar en cuenta que también ese lugar es sagrado para los religiosos judíos y a pesar de que el gobierno de Israel constantemente prohíbe a sus ciudadanos subir a rezar al lugar, cuando esto sucede, los visitantes judíos son atacados por multitudes palestinas enfurecidas, incitadas por gobernantes sin escrúpulos ni miras de conciliación.
El actual día a día de los ciudadanos israelíes
Afula (Israel norte): La policía de Israel reportó que un guardia de seguridad abrió fuego contra una terrorista árabe que intentó apuñalarlo.
Jerusalén, un adolescente judío fue levemente herido tras ser acuchillado por un palestino de Hebrón.
Varios minutos más tarde, en el asentamiento de Kiriat Arba, en Cisjordania (Judea y Samaria), un policía fue apuñalado y resultó con heridas leves, por un terrorista palestino que fue luego abatido por otros oficiales en el lugar.
Ida y vuelta – La locura sin fin
Terrorismo judío: Cuatro beduinos fueron apuñalados en Dimona.
Un joven judío apuñaló a cuatro árabes israelíes, tres de ellos empleados municipales, en la ciudad sureña de Dimona.
Dos de los heridos han sufrido heridas moderadas a graves; mientras que las otras dos víctimas resultaron con lesiones leves. El agresor de 17 años fue detenido. Según parece la agresión fue en represalia por la ola de ataques palestinos contra ciudadanos israelíes.
Siguen los atentados
Un soldado israelí, de 20 años, fue apuñalado por un terrorista palestino en la ciudad de Afula, al norte del país. El soldado fue evacuado con múltiples heridas de arma blanca en el pecho en grave estado.
Numerosas fuerzas policiales arribaron al lugar del ataque para detener al agresor palestino e impedir que los habitantes de la ciudad hagan justicia por sus manos.
Herido grave de arma blanca en el acceso a Kiriat Arba
Un terrorista palestino apuñaló a un israelí de 25 años en el asentamiento de Kiriat Arba, localidad adyacente a Hebrón en Judea (sur de Cisjordania). La víctima resultó con una herida grave en la espalda. El terrorista, aparentemente un palestino de quince años, huyó de la escena en dirección a Hebrón.
Ataque en la ciudad que nunca duerme
Terror en Tel Aviv: Un terrorista palestino apuñaló a una soldada y fue abatido por otros soldados que se encontraban en el lugar. El terrorista palestino intentó quitarle el arma a la militar que se encontraba cerca de la “Kiriá” (el complejo de edificios gubernamentales que incluye el Cuartel General del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), en el centro de Tel Aviv. El agresor apuñaló a la joven en la cabeza con un destornillador. El atacante se vio envuelto en un enfrentamiento con policías y civiles, y fue eliminado por un oficial y un experto de la brigada de explosivos de la policía.
Atentado en Kiriat Gat: terrorista quitó el arma a un soldado y fue abatido.
Un terrorista árabe apuñaló a un soldado del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), que bajaba de un autobús y le quitó su arma reglamentaria en la ciudad sureña de Kiriat Gat. El atacante fue abatido poco después por la policía. El soldado resultó levemente herido en el ataque, con heridas en la parte superior de su cuerpo aparentemente provocado con unas tijeras.Otra persona también resultó levemente herida.
Tras tomar el arma del soldado, el terrorista huyó hacia el sexto piso de un edificio cercano, donde fue cercado por la policía. Las fuerzas de seguridad ingresaron al edificio y lo abatieron.
Terror en Jerusalén: dos heridos de arma blanca, el terrorista fue abatido. Dos personas fueron apuñaladas en el centro de Jerusalén. Las víctimas, dos judíos de 62 y 65 años, sufrieron heridas leves. Dos oficiales de la policía que arribaron al lugar abrieron fuego contra el terrorista palestino de 16 años.
La policía anunció que “dos judíos que caminaban desde la Puerta de Shjem (Puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja) en dirección al Cuerpo de Ingeniería y fueron apuñalados a 150 metros al Oeste de la Puerta de Shjem por un palestino de alrededor de 16 años.
Los policías que estaban en el cruce corrieron al lugar, vieron a los dos judíos sangrando por las puñaladas aplicadas en la parte superior de sus cuerpos. Los agentes detectaron al terrorista con el puñal en la mano y le ordenaron detenerse. El terrorista corrió en dirección a ellos con la daga. Ambos martillaron sus armas y abrieron fuego preciso, neutralizando al terrorista”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.