Lo que Abbás ocultó en su discurso en la ONU

Imagen no disponible
Crece soberbia iraní
01/10/2015
Imagen no disponible
Campaña judeófoba palestina
15/10/2015
Por Samuel Auerbach
Empezó llamando a una "solución de dos estados". Condenó los asentamientos israelíes en la Cisjordania (Judea y Samaria), y demostró decepción por la falta de avances en el proceso de paz.
Abbás no dijo que el que se opone a reiniciar las conversaciones es justamente él, pretextando la presencia de asentamiento israelíes en la Cisjordania. Muchas veces Israel lo invitó a sentarse en la mesa de deliberaciones para establecer las bases que faciliten la creación de un Estado Palestino. Abbás debe reconocer que la entrega de territorios para tal fin, tendrán efecto cuando el panorama político del Medio Oriente lo permita, es decir, cuando no existan países árabes y organizaciones que se opongan al derecho que tiene Israel de existir en el lugar que actualmente ocupa. Abbás parece no recordar el fiasco que representó el desmantelamiento y entrega de Gush Katif (en Gaza). Gush Katif fue transformado en plataforma de lanzamientos mortales contra los israelíes que viven en el sur. Mahmud Abbás no quiere reanudar las conversaciones porque parece haberse olvidado que Israel desmanteló colonias y entregó territorios varias veces en pro de la paz.
Condenó el bloqueo de Gaza controlado por Hamás, diciendo que Israel "continúa con sus bloqueos a la Franja de Gaza”. Profundizó así el inmenso sufrimiento que por ese motivo padece su pueblo, pero ocultó el insoportable sufrimiento del pueblo del sur de Israel, que hasta el día de hoy es blanco de incesantes bombardeos que llegan desde la Franja de Gaza. Aunque bien lo sabe, omitió decir que el motivo del bloqueo se puntualiza únicamente en evitar el rearme clandestino de Hamás, para desalentarlo de esta manera a iniciar una nueva guerra contra Israel con sus provocaciones.
Abbás preguntó: "¿Los votos de los países democráticos contra resoluciones palestinas, promueven la paz o alientan a los extremistas produciendo odio y racismo?, hasta el punto que queman a toda una familia palestina en la ciudad cisjordana de Duma".
Abbás ocultó deliberadamente que el 11 de marzo de 2011, cinco miembros de una misma familia fueron cobardemente asesinados en un brutal atentado terrorista palestino en Itamar, Samaria. La familia Fogel –el padre Udi Fogel de 37 años, la madre Rut de 36 años, los hijos Ioav de 10 años, Elad de cuatro años y la beba Hadás de tres meses- fueron acuchillados hasta la muerte ese viernes por la noche en su propia casa. Un grupo vinculado al movimiento Fatah del mismo Mahmud Abbás, se adjudicó la autoría de este bestial atentado.
Tampoco recordó el secuestro y asesinato organizado por Hamás, de tres adolescentes israelíes ocurrido el 12 de junio de 2014 en Gush Etzion, un conjunto de asentamientos israelíes localizados en Cisjordania. Los tres jóvenes eran Naftali Fraenkel de 16 años, Gilad Shaer de 16 años, y Eyal Yifrah de 19 de edad.
Abbás describió "Palestina" como "el país de la santidad y la paz. Es el lugar de nacimiento de Cristo, el mensajero del amor y la paz, y el viaje nocturno de Mahoma, la paz sea con él, que fue enviado como mensajero para el mundo".
Abbás ocultó en su discurso la presencia de judíos en ese lugar desde tiempos remotos. Cristo y su familia fueron judíos, como lo fueron Abraham, Salomón, David y tantos otros mencionados en el Antiguo Testamento, que formaron parte de la historia judía en el Medio Oriente, en especial en la Tierra Santa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.