Palabras del presidente Saúl Levine en Nostra Aetate
04/11/2015
CAIV repudió asesinato terrorista de judío en Uruguay
09/03/2016
La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, en representación de la Comunidad Judía del país, expresa su repudio y consternación con motivo del lamentable atentado terrorista que tuvo lugar en Bamako, Mali, con saldo de 20 víctimas fatales.
En el transcurso de una semana, el terrorismo islámico yihadista, suma entre sus víctimas a dos compatriotas venezolanos, uno en París, Sven Alejandro Silva Perugini, el 13 de Noviembre de 2015,  y luego, en Bamako, Samuel Benalal, el 19 de Noviembre de 2015.
Samuel Benalal fue un connotado miembro de la comunidad judía venezolana.  Egresado del Colegio Comunitario, el prestigioso “Moral y Luces Herzl-Bialik”, vivía en Israel donde desarrollaba una activa y exitosa carrera como educador.  En su calidad de docente colaboró muchas veces con su colegio, con su comunidad y mantenía contacto permanente con Venezuela, donde reside buena parte de su familia. Como educador de talla mundial, ayudó a gran cantidad de países en desarrollo, en la aplicación de técnicas de estudio y aprendizaje, utilizando herrramientas novedosas creadas por el mismo.
El largo brazo del terrorismo, con su aleatoria puntería, llega a los confines más inesperados y ejecuta a sus víctimas sin contemplación.  Este flagelo se extiende día a día en el mundo.  Sus víctimas son los hombres, mujeres y niños, que en el devenir de sus actividades cotidianas son sorprendidos por asesinos fanáticos que tienen como objetivo final aterrorizar y conseguir, a través de la violencia, imponer sus ideas, deseos o concepciones.
El Estado de Israel, con el cual nos solidarizamos, ha sido sometido por décadas y particularmente en estos momentos a una ola de terror en sus calles y espacios públicos y lucha con denuedo contra este fenómeno, sin contar muchas veces con el debido apoyo de gobiernos y pueblos que, probablemente,  consideran al terrorismo algo lejano a sus fronteras y ajeno para sus ciudadanos. 
Las dos víctimas venezolanas, sin menoscabo de la tragedia que significan todas y cada una de las otras, nos demuestran a todos los venezolanos, la terrible fragilidad que sufren todas las sociedades y personas, frente  a este salvajismo de nuestros días que infunde precisamente terror y miedo en todos los ámbitos.
Caracas, 24 de Noviembre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *