Curso: Decadencia y resistencia de la literatura judía
20/10/2015
En Azerbaiyán, los musulmanes y los judíos son aliados
03/01/2016

Desde la noche del domingo 6 hasta el lunes 14 de diciembre de 2015 la comunidad judía encende las velas de su candelabro de nueve brazos (Janukía) para celebrar la Fiesta de las Luminarias, conocida también como Janucá o la "Navidad Judía".
Esta festividad celebra el triunfo de los judíos sobre los griegos, quienes los perseguían por su religión hacia el año 164 antes de la era común, y el milagro del aceite que hizo mantener prendido el candelabro del Gran Templo de Jerusalén por ocho días.
Según explicó el rabino de Jabad Lubavitch Argentina, Tzvi Grunblatt, a la Agencia Judía de Noticias (AJN) el mensaje de Janucá es que "pocos pueden contra muchos cuando se trata de la convicción en lo que es la fe judía y la espiritualidad, porque la fuerza de ellos era la fuerza del espíritu".
Esta festividad es celebrada por la comunidad judía de todo el mundo desde el 25 de Kislev (noveno mes hebreo) al 3 de Tevet (décimo mes hebreo).
Israel
Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel se explica que Janucá no se celebra sólo por una "victoria física de la pequeña nación judía sobre la gran Grecia", sino también por un triunfo "espiritual, de la fe judía contra el helenismo de los griegos", quienes habían usurpado el Beit Hamikdash, el Gran Templo de Jerusalén.
Janucá también se recuerda por el milagro del frasco de aceite, cuando una porción del aceite de oliva sacramental que sólo alcanzaba para mantener el candelabro del Templo encendido por un día, duró ocho.
"Para nosotros, como judíos, aunque somos una minoría en las naciones del mundo, sin embargo mantenemos firme nuestra fidelidad, nuestras creencias y nuestro legado y seguimos iluminando, más allá de la inmensidad del espacio alrededor", señaló Grunblatt.
De esta manera, Janucá se celebra en Israel, así como también en la Diáspora, durante ocho días y cada noche se enciende una vela más (una la primera noche, dos la segunda y así sigue) del tradicional candelabro de ocho brazos.
En esta festividad, se acostumbra a dar regalos y a jugar con el dreidel, un trompo de cuatro caras con letras hebreas en cada lado, que son las iniciales de "Un gran milagro ha ocurrido aquí".
Fuente: AJN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *