Imagen no disponible
Shalom: Conozcamos a la comunidad judía de Varsovia
18/10/2015
Los Justos entre las naciones y el Holocausto
27/01/2016
"Como  todos los años, las instituciones de la Comunidad Judía Venezolana realizaron el 10 de Noviembre un acto  para rememorar una de las mayores tragedias de la humanidad denominada “La Noche de los Cristales Rotos” (Kristalnacht). Esta manifestación contó con la presencia de destacados Embajadores acreditados en Venezuela; Rectores Universitarios, miembros de la Comunidad Hebrea pero especialmente de representantes de las jóvenes generaciones venezolanas para que al conocer detalles de este oscuro episodio, puedan enfrentar la locura de Gobernantes nefastos que realizan persecuciones contra aquellos que piensan distinto.
9 y 10 de Noviembre de 1938 fueron dos días y dos noches de terror;  de  profunda humillación para la raza humana;  de violencia asesina realizada por millares de verdugos de la SS, de la SA, de la juventud Nazi que realizaron sus atropellos mortales ante unas fuerzas policiales a las que se les ordenó no intervenir para darle rienda suelta al odio anti-judío. Fueron horas interminables en las que la manipulación y  la mentira promovida por los agentes de la propaganda nazi encabezados por Goebbels atentaron contra la población hebrea; fue la noche de la complicidad cuando millones de individuos  prefirieron mirar hacia otro lado; fue la noche en que gobiernos del mundo mostraron apatía ante la barbarie perpetrada contra 500.000 judíos alemanes, mientras que para éstos, fueron noches interminable de lagrimas, de desesperación y para algunos, de suicidio.  
Fue tan dramática esa brutalidad  que la sola mención de KRISTALNACHT  nos hace que transcurridos 77 años, todavía hoy temblemos. Es por ello que al traducirla en español se le incorpora un adjetivo más característico al denominarlo: “La Noche de los Cristales Rotos”.
Los “cristales rotos” se refiere a los vitrales de más de 1.406 sinagogas de Alemania y Austria destrozados e incendiados; a las vitrinas rotas de los negocios hebreos obligados a anunciar en carteles visibles que se trataba de locales de judíos, y que durante esas noches fueron sometidas al vandalismo. El historiador Dan Diner se refiere a estos actos como la “catástrofe antes de la catástrofe” ya que después de esa noche se dio el inicio  del asesinato sistemático de los judíos que luego se extendió al resto de Europa con la deportación masiva  a  los campos de exterminio de  6 millones –entre otros-  Auschwitz, Buchenwald, Dachau, Treblinka, Sobibor, condenados a la  muerte por un sistema judicial del horror que produjo el fin del Estado de Derecho; la “aprobación” de leyes ilegitimas como las de Nuremberg; las vergonzosas mentiras del Ministerio de Propaganda; las definiciones como “apátridas” a todos aquellos que disentían de las proclamas de “amor de Hitler”;  la utilización de las milicias Nazis a través de la Sturmabteilung (SA), que arrasaron con tiendas de judíos, de escuelas, de hospitales bajo la mirada cómplice e indiferente de los militares,  policías y población en general – construyendo un mecanismo de odio, que luego también operó contra políticos de oposición, gitanos, eslavos, minusválidos, homosexuales y por supuesto, judíos de toda Europa.
En mis palabras como orador de orden y como Ex Embajador de Venezuela en Israel, además de lamentar que hace 7 años el régimen no tiene relaciones con Israel, resalté que el pueblo venezolano  siempre constituyó una tierra de asilo para judíos, musulmanes, ortodoxos, agnósticos, y que la población venezolana -tanto antes como ahora- admira al pueblo heredero de las Leyes de Moisés, y rechaza con preocupación el antisemitismo camuflando la judeofobia de algunos sectores oficiales que representan un peligro para la libertad".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *