En Azerbaiyán, los musulmanes y los judíos son aliados

El papel de la mujer en la epopeya de Janucá
06/12/2015
Shalom: La semilla de la música en TU Bishbat
17/01/2016
Ningún país en Eurasia tiene vínculos más estrechos o más cálidos con Israel que Azerbaiyán. La relación entre los dos países es particularmente sorprendente porque Azerbaiyán es un país de mayoría musulmana. Pero las razones de esta estrecha relación se encuentran en la larga amistad entre azerbaiyanos musulmanes y judíos.
Azerbaiyán, un país musulmán predominantemente chií (al igual que Irán), es también el hogar de varios otros grupos étnicos y religiosos, entre ellos la antigua religión zoroástrica, los cristianos, y las comunidades judías. El respeto y la tolerancia hacia las minorías nacionales han desempeñado un papel vital en el desarrollo del país desde la antigüedad desde la época de la Ruta de la Seda hasta la modernidad. Minorías, así como las mujeres, han sido omnipresentes en el gobierno de Azerbaiyán desde su independencia de la Unión Soviética. A diferencia de muchas culturas, los azerbaiyanos nunca han visto a los judíos como extraños o extranjeros.
Los israelíes con raíces en Azerbaiyán están haciendo mucho para fomentar la cooperación económica e incluso geopolítica emergente entre Azerbaiyán e Israel.
Relativamente pocas personas fuera de las comunidades judías de Azerbaiyán saben sobre el papel notable que la comunidad judía ha jugado en Azerbaiyán. El primer ministro de Salud de la República Democrática de Azerbaiyán de 1918 a 1920 era judío, y había representantes de grupos judíos en el parlamento. Además, durante la existencia de la República de 1918 a 1920, las comunidades judías publicaban un boletín Judío Caucásico, el periódico "Palestina", y una revista quincenal, "La juventud de Sión." Por otra parte, durante todo el período soviético, los judíos jugaron un importante papel en la vida intelectual, económica, y política de Azerbaiyán.
La verdadera prueba para la tradición de Azerbaiyán, de la tolerancia religiosa y nacional fue durante el colapso de la Unión Soviética.
En este momento profundamente preocupante, Armenia invadió un 20 por ciento de las tierras de Azerbaiyán, incluyendo Nagorno Karabaj y siete distritos adyacentes, creando casi un millón de azerbaiyanos desplazados internos, y la limpieza étnica de los restantes. El sangriento acto de genocidio, que ha sido cometido con una brutalidad increíble y barbarie en Khojali, es una de las más horribles tragedias de finales del siglo 20. Escenas crueles y despiadadas de esa masacre siempre permanecerán como una cicatriz nunca curada en los corazones de los azerbaiyanos. Fuerzas y unidades de mercenarios armados armenios no perdonaron la vida de aquellos residentes de Khojali que no pudieron salir de la ciudad y sus suburbios. Como resultado, 613 personas murieron y 487 resultaron heridas. Además, 1.275 civiles (incluyendo ancianos, niños y mujeres) fueron secuestrados y sometidos a torturas sin precedentes, insultos y humillaciones. Esta tragedia es un acto de crimen contra la humanidad.
A pesar de tal asesinato a gran escala y el desplazamiento, el principio básico de la convivencia pacífica continuó definiendo la sociedad azerbaiyana. A pesar de que la violencia se ha intensificado en los últimos 20 años del conflicto de Nagorno-Karabaj, la sociedad de Azerbaiyán ha mantenido la armonía entre sus religiones y etnias. Hoy, Azerbaiyán es un fuerte estado independiente, líder de los procesos geopolíticos y geoeconómicos del Sur del Cáucaso. Azerbaiyán está llevando a cabo su propia política exterior multi-vector, independiente de Turquía o de la política exterior de Teherán. Por lo tanto, Israel y su pueblo tienen un gran respeto por Azerbaiyán y su presidente, Ilham Aliyev. Ellos aprecian los esfuerzos realizados por el gran desarrollo de la economía de Azerbaiyán, que se está convirtiendo en un importante, fuerte, e independiente actor en la escena internacional.
Las relaciones de Azerbaiyán e Israel son una asociación positiva, estratégica.
Florece la cooperación comercial Azerbaiyán-Israel, y se traduce en casi 4 mil millones de dólares anuales. Aunque anteriormente se centró en la industria del petróleo y el gas, ahora se extiende a otros sectores de la economía. Es necesario señalar que Israel es uno de los principales compradores de petróleo de Azerbaiyán en los mercados mundiales, pero Israel tiene más razones para buscar relaciones más fuertes con Bakú. En primer lugar, Israel quiere mostrar a la comunidad internacional su total lealtad a los países musulmanes, seculares y no seculares, que muestren su amistad con Israel. Azerbaiyán juega un papel importante como un proveedor confiable de energía, incluyendo cerca del 40 por ciento de los suministros de petróleo a Israel. A cambio, Azerbaiyán necesita de la moderna alta tecnología israelí, el know-how de la agricultura y la tecnología, las comunicaciones, la tecnología informática y armamento moderno. La lista sigue y sigue.
Este año se cumple el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz. Yo soy el nieto de Boris Stoyanovsky, un oficial del ejército soviético cuya familia fue asesinada por los nazis en Ucrania, y como tal participó en una conferencia internacional el Día de Conmemoración del Holocausto en Bakú. Lo que hizo de este un esfuerzo único es que viajé a una nación de mayoría musulmana, la República de Azerbaiyán, para la conferencia, organizada conjuntamente por el Centro de Multiculturalismo Internacional en Bakú y la Universidad Eslava de Bakú. Durante la conferencia, mis amigos de Azerbaiyán expresaron su condena de los actos crueles y el genocidio perpetrado por el régimen nazi contra mis antepasados judíos.
Durante el discurso de la conferencia, sentí visceralmente que los azerbaiyanos perciben el dolor y el sufrimiento del pueblo judío como propio. Como ciudadano del Estado de Israel, es claro para mí (y la larga historia libre de antisemitismo en Azerbaiyán), que los dirigentes de Azerbaiyán no sólo han incorporado actitudes hacia judíos que trascienden la mera tolerancia en sus políticas, sino que también se expresan en el tejido de la sociedad.
Por otra parte, es evidente y claro que judíos y musulmanes en Azerbaiyán han coexistido pacíficamente como hermanos – y se han convertido para siempre unidos a través de la historia y el destino común.
La historia nunca ha olvidado la crueldad de una fuerte legión armenia de 20 mil personas como parte de la Wehrmacht en la Segunda Guerra Mundial. El objetivo de la legión armenia liderada por el comandante nacionalista Dro (que personalmente participó en el aniquilamiento de miles de judíos) fue perseguir y aniquilar a judíos y otros odiados por el ejército alemán.
Al mismo tiempo, la legión armenia organizó "marchas de la muerte en los campos de concentración". En su libro "Tango de la Muerte", el fallecido historiador Rovshan Mustafayev ofrece amplia evidencia de la participación de las unidades de armenios en el genocidio de los judíos, en particular un informe del Sonderkommando "Dromedar" acerca de la operación en el oeste de Crimea; como resultado de esta operación, 17.645 judíos fueron ejecutados. En honor a esos fascistas armenios como el general Dro y Nzhdeh, ellos acuñaron monedas y los glorificaron en largometrajes y documentales. Una plaza en la capital armenia ha sido nombrada Garegin Nzhdeh. Un culto así no puede ser creado por algunos grupos políticos marginales, es el gobierno el que está detrás de estos actos. Los sucesores de Dro y Nzhdeh son el actual presidente de Armenia Serzh Sargsyan y el ministro Seyran Ohanyan, ambos de los cuales cometieron una masacre sangrienta en la ciudad azerbaiyana de Khozali a finales del siglo 20.
La antigua ciudad de Krasnaya Sloboda (Quba) en el norte de Azerbaiyán, que es la única ciudad totalmente judía fuera de Israel, es el orgullo de Azerbaiyán. El Estado de Israel, también, aprecia el papel del gobierno de Azerbaiyán vis a vis la comunidad judía. Sin esta tradición de respeto y colaboración, no existiría la relación bilateral estrecha entre Azerbaiyán e Israel. Es importante destacar que el Presidente Aliyev ha ganado el respeto de una amplia franja de la sociedad israelí por su dedicación en este ámbito y para los judíos de Azerbaiyán. Las relaciones entre Israel y Azerbaiyán, así como entre los azerbaiyanos musulmanes y azerbaiyanos judíos, no se pueden explicar por simple auto-interés mutuo. Valores comunes y una historia compartida impregnan las relaciones contemporáneas. Ambos países son enriquecidos por las conexiones humanas entre ellos y la determinación de vivir en sociedades diversas y religiosamente tolerantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *