Imagen no disponible
El horror y la muerte nos rodean
10/10/2016
Imagen no disponible
La falla de Shimon Peres
13/10/2016

Por Guido Maisuls
Gentil: (del lat. gentilis) adj. Entre los judíos, se dice de la persona o comunidad que profesa otra religión. (Real Academia Española).
Mis "Cartas desde Israel" siempre pretendieron ser una herramienta para que el mundo se entere de lo que nos ocurre aquí, en este pedacito tan pequeño de globo terráqueo que nos fue asignado para ser nuestra patria pero que fue y seguirá siendo la cuna de las tres religiones monoteístas más importantes y el origen de las principales civilizaciones.
Mi idea original fue informar y esclarecer sobre nuestro acontecer a todos mis hermanos de habla hispana del mundo entero. A pesar de la gran confusión reinante en un mundo aparentemente muy comunicado pero muy mal informado, mis cartas pretendieron llegar a mis hermanos judíos de una manera natural y espontánea pero mi intención siempre fue también comunicarme con mis hermanos gentiles, con los que tuve la suerte de compartir extraordinarias vivencias de vida tanto en mi Argentina natal como curiosamente también aquí en Israel.
Para mi alegría y satisfacción en estos días me estoy enterando que todos estos objetivos se están cumpliendo, debido a las respuestas gratas y solidarias, de la enorme cantidad de lectores de todo los continentes que me responden desde su condición de no judíos que no sólo comprenden sino hasta se comprometen a aportar para un Oriente Medio más humano, más pacífico y más justo, conviviendo en armonía con lo que muchos llaman con justicia: "Israel, el país de los judíos".
Así es que recibo mensajes de nuevos amigos del mundo, palabras que me emocionan y sorprenden, a pesar de vivir a miles y miles de kilómetros de distancia de Israel y en sociedades con sus problemáticas completamente diferentes, que comprenden, sienten y comparten nuestros dramas y vivencias con tanta claridad y naturalidad como si fuesen universales.
Esto me retrotrae a las épocas de mis amigos gentiles en mi infancia con los que compartimos juegos, alegrías y el descubrimiento de un mundo nuevo; a mis compañeros gentiles de mis años adolescentes con muchos sueños, emociones y nuevas inquietudes juveniles; a mis hermanos de la Universidad con los que proyectábamos la reconstrucción de una humanidad diferente, idealista y más perfecta: el hombre nuevo; amigos de trabajo y de las experiencias de la vida adulta en Argentina y un recuerdo emocionado y agradecido para mi noble y generoso amigo árabe, musulmán e israelí, que tuvo la generosidad y la paciencia de enseñarme el hebreo técnico de laboratorio en mis primeros pasos laborales en Israel.
Todos estos hermanos gentiles hoy están sintetizados en seres humanos ejemplares, en todos aquellos que tienen un alma grande y abierta para poder compartir, comprender, solidarizarse y también disentir con mis "Cartas desde Israel".
En estos momentos me vienen a la memoria, nombres como Alejandro Magno. Ciro de Persia, Emile Zola, Raoul Wallemberg, Oskar Shindler, Irena Sendler, Cristianos Evangélicos por Israel, Pilar Rahola, George Chaya, Pedro Gómez-Valadés y tantos otros ejemplos que nos demostraron y nos demuestran que el ser humano tiene capacidad de estar por encima de las diferencias sociales y culturales, de las razas, de las religiones y de las ideologías y que por eso la humanidad puede aspirar a un futuro digno de ser vivido. Vaya mi más sentido homenaje hacia todos ellos.
Hacia Alejandro Magno, el emperador de Macedonia que en el año 332 de la era común conquistó al Imperio Persa y le otorgo a los judíos una mayor autonomía política, económica y religiosa en la Tierra de Israel.
Hacia el rey Ciro de Persia que en el 536 de la era común decretó el Edicto del Retorno que permitió a los judíos retornar de su cautiverio en Babilonia a la Tierra de Israel y reconstruir el Segundo Templo en Jerusalén.
Hacia Emile Zola, un escritor francés que inicia su valiente lucha por la verdad desde el diario Le Fígaro, convencido de la inocencia del capitán Alfred Dreyfus, de ascendencia judía y victima de una falsa acusación de traición a la patria; el costo es alto pues se enfrenta a la opinión pública y el diario le cierra sus puertas. Zola envía entonces una carta abierta al presidente Faure desde el diario L Aurore el 13 de enero de 1898 bajo el título de J Acusse (Yo Acuso). Esta emblemática y valiente intervención del escritor potencia el esclarecimiento del caso, permitiendo años después la liberación y la reivindicación del capitán Dreyfus, una victima del creciente antisemitismo francés de aquella época.
Hacia Raoul Wallenberg, un diplomático sueco, ser humano ejemplar, que en las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial trabajó incansablemente y corrió grandes riesgos para salvar a alrededor de 100.000 judíos húngaros del Holocausto. "No tengo otra opción. He aceptado esta tarea y nunca podría regresar a Estocolmo sin el conocimiento de que he hecho todo lo humanamente posible para salvar la mayor cantidad posible de judíos".
Hacia Oskar Schindler, un industrial y hombre de negocios alemán que salvó a unos 1.200 judíos polacos del Holocausto nazi, contratándolos para su fábrica de artículos para la Wehrmacht situada en la actual Polonia. Gracias a su firme determinación y a su habilidad personal, pudo proteger a los judíos de su fábrica y salvarlos de morir en los campos de exterminio.
Hacia Irena Sendler, una enfermera polaca que durante la Segunda Guerra Mundial salvó a más de 2.500 niños judíos arriesgando seriamente su vida. "La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin tener en cuenta su religión o su nacionalidad".
Hacia Karol Wojtyla o el papa Juan Pablo II que en el año 2000 desde el Muro de los Lamentos pidió humildemente perdón por los horrores que los malos cristianos produjeron al pueblo judío, construyendo un hermoso puente de diálogo y unión entre la Iglesia Católica y sus "Hermanos Mayores en la Fe".
Hacia los Cristianos Evangélicos por Israel. El sionismo cristiano del mundo se erige en el gran apoyo estratégico al Estado de Israel además de las comunidades judías del mundo. Se materializa así lo que Herzl manifiesta en El Estado Judío" (1895): "El mundo se libera con nuestra libertad, se enriquece con nuestra riqueza y se engrandece con nuestra grandeza".
Hacia la periodista, escritora y ex parlamentaria cristiana catalana Pilar Rahola, quien se ha elevado en Occidente como paladín de los derechos humanos con su firme y valiente voz contra la retrógrada intolerancia judeofóbica y el islamofacismo.
Hacia el periodista, escritor y analista político libanés George Chaya (cristiano maronita) que viene desa-rrollando una gigantesca tarea de justo, honesto y lúcido esclarecimiento del acontecer en este complejo y sufriente Oriente Medio.
Hacia Pedro Gómez-Valadés, un militante vigués del Bloque Nacionalista Gallego-BNG, que fue expulsado de ese partido por presidir la Asociación de Amistad Galicia-Israel/AGAI, que promueve la amistad entre gallegos e israelíes.
Hacia todos mis hermanos gentiles, a los actuales y a los de todas las épocas, a los que me dieron su amistad, me ayudaron a crecer y a comprender que otros mundos son posibles.
Además de estos claros ejemplos de solidaridad humana quedan involuntariamente fuera de mi memoria y vayan desde ya mis más sinceras disculpas hacia miles y miles de experiencias similares, que aportan una gran semilla de esperanza para un mundo mejor, más justo y más humano, que inexorablemente debemos construir entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *