Científicos israelíes crean parche cardíaco

Imagen no disponible
Celular más pequeño del mundo es israelí
29/11/2016
Imagen no disponible
Israel aprovecha el agua del aire
29/11/2016

Científicos de Israel crean un parche cardíaco que restaura las heridas que deja un infarto. Los investigadores israelíes han hecho un dramático avance en el tratamiento de enfermedades cardíacas, haciendo crecer músculo cardíaco en el abdomen de ratas y usándolo para emparchar sus corazones habían sufrido ataques cardíacos. El experimento, cuyos resultados fueron publicados en la revista americana, “Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias”, es el primero en demostrar la posibilidad de rejuvenecer el corazón después de un ataque cardíaco.

Mientras muchos investigadores trataron de desarrollar parches cardíacos, hasta ahora, ninguno de los parches de tejido sobrevivió al implante en el corazón.

Según informa Cidipal, los investigadores israelíes estuvieron encabezados por el Dr. Tal Dvir, quien desarrolló el nuevo método para su tesis de doctorado en la Universidad Ben-Gurion y está ahora en MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). Los investigadores plantaron células cardíacas de ratas recién nacidas en un “andamio” de laboratorio y las sembraron con agentes de crecimiento. Una vez que las células crecieron lo suficiente, todo el andamio fue implantado en el abdomen de la rata, donde el tejido continuó y desarrolló una red de vasos sanguíneos. Una semana después, el nuevo tejido fue removido del abdomen y trasplantado en el corazón dañado.

Después de 28 días, los vasos sanguíneos en el parche se habían unido con los propios vasos sanguíneos del corazón dañado. Esto, dijo Dvir, previno que muriera por falta de oxígeno [el parche], como pasó con los anteriores, creados por bio- ingeniería.

Aun más, el parche pareció mejorar el corazón dañado. Un ataque cardíaco deja una cicatriz que se endurece con el tiempo y ejerce presión sobre la pared del corazón, lo cual lleva a otro ataque cardíaco. El parche de tejido previno este deterioro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *