Imagen no disponible
Apertura al público de los archivos nazis
29/11/2016
Imagen no disponible
¿Quiénes son los sefardíes?
29/11/2016

Imagínense a alguien diciendo que busca la destrucción de Italia porque considera que la identidad nacional italiana es racista. Más aún, imagínense que esta persona constantemente niega que es antiitaliano, porque no odia a todos los italianos, solo a Italia y a aquellos que creen que Italia debería existir.

Ahora, sustituyan “Italiano” por “Judío” e “Italia” por “Israel” y entonces comprenderán lo absurdo del argumento que uno puede ser antisionista sin ser antijudío.

Entre las muchas mentiras que impregnan el mundo moderno, ninguna es mayor -o más fácil de refutar- que la que pretende que el sionismo no es una parte integral del judaísmo, o que el antisionismo no esta relacionado con el antisemitismo.

Para entender por qué, es necesario primero explicar el sionismo y el antisionismo.
Un movimiento secular moderno llamado Sionismo fue creado en el siglo XXI, pero la creencia que los judíos pertenecen a Sión (el nombre bíblico de Jerusalem) es tan antiguo como el pueblo judío.

Comenzando en el año 586 AEC con la destrucción del primer Estado Judío, los judíos ya eran sionistas, pues oraban fervientemente para retornar a Sión. Mientras que el movimiento conocido por el nombre específico “sionismo” es moderno, el movimiento de los judíos retornando a Sión tiene más de 2.500 años de antigüedad. Es por ello que la pretensión que el sionismo -el retorno del pueblo judío a Sión- no es parte del judaísmo en una mentira teológica e histórica.

El judaísmo ha consistido siempre de tres componentes: Dios, Torá e Israel, traducido a grosso modo como fe, práctica religiosa y nacionalidad. Y este pueblo judío fue concebido como viviendo en un país judío llamado Israel.

Uno puede argüir que el moderno Estado de Israel fue fundado a expensas de los árabes que vivían en el área geográfica conocida como Palestina (jamás existió un país o una nación llamada Palestina); pero esto de ningún modo sirve para negar el hecho indisputable de que el sionismo es una parte integral del judaísmo. Tampoco el hecho que algunos judíos que han abandonado el judaísmo se opongan al sionismo, y tampoco el que una secta de no muchos judíos ultra-ortodoxos (Neturei Karta) crean que solo el Mesías podrá fundar el Estado Judío en Israel.

Cuando estudiantes musulmanes anti-Israel hacen demostraciones en los campus cantando “Si al judaísmo, no al sionismo”, están inventando un nuevo judaísmo a partir de su odio hacia Israel.

Seria como si antimusulmanes marcharan cantando “si a Ala, no al Corán”. Así como Ala, Mahoma y el Corán son componentes inseparables del Islam, así lo son Dios, la Torá e Israel para el judaísmo.

Pero, uno podría argüir, aún si el sionismo es parte del judaísmo del mismo modo que cualquier otra parte de la Biblia hebrea, el moderno Estado judío de Israel no tiene derecho a existir porque ha desplazado a muchos árabes naturales del lugar, conocidos más adelante como palestinos.

Antes de responder a este argumento, es crucial comprender que el mismo -que la creación de Israel fue ilegitima- está totalmente desligado del antisionismo. Una persona intelectualmente honesta que cree que la creación de Israel es ilegitima, aún debe reconocer que el sionismo es parte inseparable del judaísmo.

Pero el argumento que Israel es ilegitimo porque su creación originó a los 600.000 o 700.000 refugiados árabes es tan antijudía como antisionista. Virtualmente cada país en el mundo fue creado desplazando parte de la gente que vivió allí, y muchos de esos países hicieron más daño a mucha más gente que lo que hizo Israel.

Por lo tanto, cualquiera que clame por la destrucción solamente de Israel, es mejor que explique por qué de todos los países en la tierra cuya creación fue acompañada por el desplazamiento de personas, solo el Estado Judío es ilegitimo.

Tomemos Pakistán, por ejemplo. No como el estado judío de Israel, que ha existido dos veces antes, históricamente, nunca existió un país llamado Pakistán, tampoco hubo un país musulmán en la parte de la India que fue separada para crear Pakistán. Más aún, si el estado judío de Israel es ilegitimo porque creó 700.000 refugiados árabes ¿por qué no es ilegitimo el estado de Pakistán, que creó mas de 8 millones de refugiados hindúes?

La respuesta es obvia. Cuando la gente aísla al único estado judío en el mundo y lo acosa con sanciones, oprobio y deslegitimación, lo hacen sólo porque es el estado judío. Y esto, simplemente, es la razón por la que el antisionismo es nada más que otra forma de odio al judío.

Usted puede criticar a Israel tanto como desee. Esto no lo convierte en un antisemita. Pero si usted es antisionista o aboga por la destrucción del estado judío, pongamos las cosas en claro: usted es enemigo de los judíos y del judaísmo, y la palabra apropiada para alguien así es antisemita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *