Orígenes de los palestinos despojados

Imagen no disponible
Situación de Israel en Medio Oriente
29/11/2016
Imagen no disponible
¿Qué es la lucha Palestina?
29/11/2016

Se llaman Jasam, Hussein, Jalil o Majmud y viven en Gaza, Cisjordania, Belén, etc. Sus abuelos, hacia principios del siglo XX y por entonces muy jóvenes, eran nativos y habitantes de Irak, Siria, Líbano y Egipto, aferrados todos ellos a la tradición y modo de vida que les cabía en tales países.

La emigración para esos ancestros, algunos lumpen y otros (la mayoría) componentes de las clases bajas sin oficio ni profesión, no contaban con planes civiles y tecnológicos, ni anhelos, ni mucho menos posibilidades; aunque así y todo se trasladaron como pudieron a la mal llamada Palestina (por documentación registrada a través de tres mil quinientos años este territorio es el Reino de Israel que relata la Biblia).

No bien los primeros judíos volvieron a su tierra para reconstruirla después de XIX siglos y después de una larguísima y forzada diáspora que les produjeron los romanos en el año 70.
Este territorio que interesaba sólo al pueblo hebreo por razones atávicas y que en aquel tiempo se encontraba sumido en el peor de los abandonos, no fue impedimento para que sus pioneros retornaran allí con la voluntad y los capitales necesarios para edificar pueblos y ciudades israelíes, y repoblar una zona estresada por diversos invasores a través de los siglos. Los primeros sionistas crearon, con su iniciativa y entusiasmo, ingentes fuentes de trabajo y bonanza.

Recién entonces fue que llegaron esos árabes antes nombrados en apreciable cantidad, para beneficiarse con tanta bienaventuranza y promisión de futuro.

Por esa época nacieron los padres de Jasam, Hussein, Jalil y Majmud, mencionados como ejemplos al principio. Más tarde, cuando la región dejó de ser el pantanal que era para en su reemplazo surgir florecientes urbes y las tierras infestadas de mosquitos se hubieran convertido en verdes predios exultantes de frutales o amplias llanuras aptas para el sembradío, cuando las industrias comenzaron a producir riqueza y bienestar, coincidentemente y a un mismo tiempo los abuelos y padres de Jasam, Hussein, Jalil y Majmud se transformaron en lo que llamaron pretenciosamente el “milenario pueblo palestino”, apropiándose indebidamente del gentilicio identificatorio de los nativos del lugar. Y, al ver su accionar posterior, salvando un tiempo pretendieron quedarse con lo construido por los judíos, el Estado de Israel moderno.

Estimulados sobre todo por los corruptos gobernantes de los países vecinos que querían deshacerse definitivamente de ellos, comenzaron, de la forma más artera, a atacar a los hebreos que les daban ocupación y prosperidad. Y así, tan burdamente, iniciaron este prolongado conflicto, que bañó y continua bañando de sangre al nunca muy pacífico Medio Oriente.

Esos son los orígenes de los palestinos, instrumentos para deslegitimar a Israel y el eslabón y arma árabe-musulmana para culpar a los judíos de cualquier cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *