Imagen no disponible
El Monte del Templo tiene múltiples túneles
29/11/2016
Imagen no disponible
Judíos emigraron a Israel desde países árabes
29/11/2016

Israel, oficialmente Estado de Israel, es un país de Asia que se encuentra en la orilla oriental del Mar Mediterráneo, en la zona conocida como Oriente Próximo. Limita al norte con el Líbano, al este con Siria y Jordania, al oeste con el Mar Mediterráneo, al suroeste con Egipto y al sur con el golfo de Aqaba (Mar Rojo).

Israel es una democracia parlamentaria y el único Estado judío del mundo, aunque su población incluye gentes de religiones y etnias diversas (véase Israelí). Es una economía tecnológicamente avanzada y ocupa el puesto 23 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

El nombre Israel procede de un pasaje de la Biblia, donde el patriarca bíblico Jacob, después de luchar durante toda la noche contra un misterioso adversario, y vencerlo, provocó la admiración del mensajero divino, que lo bendijo y le cambió su nombre por el de Yisrael, es decir, “El que lucha con Dios” (Génesis, 32:28-30). Por ello, los descendientes de Jacob serían llamados Hijos de Israel o israelitas.

Sionismo e inmigración

Después de diversas sublevaciones, los romanos destruyeron Jerusalén en el año 70 EC y obligaron a la práctica totalidad de los judíos a huir de Israel, comenzando un largo periodo de exilio conocido como Diáspora. Los judíos de la diáspora anhelaron regresar a Israel durante siglos. Por ejemplo, en 1141 el español Yehuda Halevi realizó un llamamiento a los judíos para regresar a Eretz Israel, efectuando él mismo el regreso a Sión, donde encontró la muerte.

Un siglo después, el rabino catalán Nahmánides emigró a Jerusalén y desde entonces se mantuvo una presencia constante de judíos, especialmente en Jerusalén. El también sefardí Yosef Caro emigró a la gran comunidad judía de Safed en 1535. Oleadas migratorias tuvieron lugar, por ejemplo, en el periodo 1209-1211. Fue también famosa la «aliyá de los rabinos de Francia e Inglaterra» hacia Acre en 1258 y 1266.

En 1260 Jehiel de París emigró a Acre junto a su hijo y un numeroso grupo de seguidores. Pequeñas olas migratorias judías tuvieron lugar durante el siglo XVIII, como la de Menachem Mendel de Vitebsk y 300 de sus seguidores, Judah he-Hasid y alrededor de 1000 discípulos y más de 500 discípulos (y sus familias) de Gaón de Vilna conocidos como Perushim. Oleadas de estudiantes rabínicos inmigraron en 1808-1809, aséntandose en Tiberíades, Safed y después en Jerusalén.

La primera gran ola de inmigración judía a Palestina o aliyá se inició en 1881, como consecuencia de las persecuciones a que eran sometidos los judíos en Europa y las ideas de Moses Hess, un sionista-socialista que abogaba por la redención del territorio considerado como la patria hebrea. Los judíos compraban tierras a las autoridades otomanas y a los terratenientes árabes, surgiendo de esta forma los primeros asentamientos agrícolas. Es en esta época cuando pueden apreciarse las primeras tensiones entre árabes y judíos.

El 14 de mayo de 1948, día que expiraba el Mandato británico sobre Palestina, el Estado de Israel fue proclamado en el territorio otorgado por el plan de las Naciones Unidas, aboliendo como primera medida las leyes antiinmigratorias británicas que impedían desde hacía años la entrada legal de nuevos judíos a Palestina.

No hubo ningún intento por parte de la ONU de evitar la intervención armada que había proclamado la Liga Árabe meses atrás y, al día siguiente de la declaración de independencia, los cinco países árabes vecinos declararon la guerra al naciente Estado de Israel y trataron de invadirlo (Guerra árabe-israelí de 1948). En la guerra intermitente que tuvo lugar durante los siguientes 15 meses (con varias treguas promovidas por la ONU), Israel conquistó un 26% adicional del antiguo mandato, mientras que Transjordania y Egipto ocuparon la parte restante destinada al Estado árabe-palestino.

Israel es una democracia parlamentaria, la única de oriente medio, formada por el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial. Sus instituciones son la presidencia, la Knéset (el parlamento unicameral de Israel), el gobierno (gabinete de ministros) y el sistema judicial.

El sistema se basa en el principio de división de poderes, en que el poder ejecutivo depende del voto de confianza del poder legislativo (la Knéset). La independencia del poder judicial está garantizada por ley.

El territorio de Israel esta dividido en 6 distritos o mejozot, dirigidos por un comisario designado por el Ministerio del Interior. Son los siguientes: Central, Haifa, Jerusalén, Norte, Meridional y Tel Aviv.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *