Hizo lo imposible por cumplir el mandato bíblico
06/08/2012
Los Tiempos fronterizos de Cecilia Hecht
09/08/2012

Por Beatriz W. De Rittigstein
El régimen iraní desarrolla una doble perversidad. Policialmente se ha comprobado su complicidad en una serie de hechos de terror en distintos lugares y luego, achacan a las víctimas el haber embestido contra sí mismas. Acción similar a la caprichosa negación del Holocausto.
Hace un par de semanas se cumplieron 18 años de la destrucción de la sede de la AMIA en Buenos Aires. Las investigaciones demuestran y cada vez con mayor contundencia, la implicación iraní en la planificación, coordinación y financiamiento de tan bestial crimen. En ese tiempo, el gobierno iraní contactó a un personaje que posteriormente sería conocido en Venezuela: Norberto Ceresole, quien escribió algunos libros acomodando los sucesos para explicar su absurda teoría de un atentado autoinfligido.
Hace poco, la policía de la India acusó a iraníes miembros de la Guardia Revolucionaria de haber preparado en febrero de este año, un atentado con coche-bomba en Nueva Delhi. En Georgia se evitó un asalto semejante. También en febrero, la policía tailandesa detuvo a un iraní y otro logró huir, autores de unas detonaciones en Bangkok. En julio, la policía chipriota arrestó a un miembro del Hezbollah que portaba información de todos los vuelos Israel-Chipre y de los sitios frecuentados por israelíes. Poco después, durante el aniversario del ataque a la AMIA, ocurrió el estallido de un autobús lleno de turistas israelíes en Bulgaria, de lo cual caben sospechas.
Pese a las pruebas tangibles de lo acaecido en la India, Tailandia, Georgia y Chipre, las autoridades iraníes niegan estar involucradas y, a través de medios de comunicación estatales, en varios idiomas, tergiversan las noticias con el claro propósito de demonizar al Estado de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.