¿Quién fue el Rab Abraham Isaac Kuk?

Imagen no disponible
¿Quién fue Zeev Jabotinsky?
29/11/2016
Imagen no disponible
¿Quién fue Ajad Haam?
29/11/2016

Abraham Isaac Kuk, el primer Gran Rabino Ashkenazí de Erez Israel, fue una de las figuras religiosas más distinguidas en la vida judía del siglo XX.

Pensador, poeta y místico, además de catedrático ilustre, alcanzó renombre tanto por el brillo de su personalidad como por su devoción a la causa del renacimiento sionista.

Uno de los rasgos más remarcables de la vida cultural de la Israel de hoy, lo ofrece el renovado interés en el pensamiento del Rabino Kuk, cincuenta años después de su deceso, acaecido en 1935. De un modo significativo, ese interés es compartido por todas las corrientes de opinión del pueblo israeli. Sus escritos son hoy tema de estudio tanto en ieshivot como en universidades de Israel.

Los religiosos fueron desconcertados por ese prodigio de un Rosh Yeshivá que evolucionó como radical independiente y pensador iconoclasta. Los no religiosos, por su parte, no acertaban con la actitud a adoptar de ese rabino ortodoxo que encontraba un sentido religioso, redentor y mesiánico en el sionismo laico de los primeros jalutzim (pioneros). El Rabino Kuk rechazaba vivamente la idea de que los judíos religiosos debían apartarse de los no religiosos: “Esa es una idea idólatra”, decía.

¿Quién fue el rabino Abraham Isaac Hacohen Kuk? Su vida desconcertó tanto a sus partidarios como a sus oponentes. Su famosa tolerancia dio origen a la legendaria imagen de un místico cordial y pacifico para quien la vida no contiene el mal. Pero constantemente defendió causas impopulares y resistió firmemente las presiones para que adecuase sus opiniones a las corrientes en boga. La imagen de amor y tolerancia del rabino Kuk tuvo como contrapartida su valiente pertinacia.

Pero del mismo modo se oponía a esa compasión blanda y sentimental según la cual todos son buenos. Jamás se constrinó a los estrechos horizontes de las tradiciones limitatorias y por consiguiente sus choques con los rabinos fueron frecuentes. Pero simultáneamente sostuvo un recio debate con los educadores antirreligiosos que por entonces se mostraban activos en las nuevas poblaciones de Eretz Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *